Noche espectacular

0
44
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Rubén Jasso.-

Una magna función de lucha libre en donde todos los gladiadores se brindaron al máximo y ninguno quedó a deber nada, fue la que se desarrolló la noche del viernes en El Olimpo del 13 y 14 Ceros Guerrero, que volvió a lucir una gran entrada para disfrutar de la cartelera organizada para festejar a los papás.

La función llevó por nombre “Qué lucha tan padre”, aunque había público de todas las edades que apoyó en todo momento a su luchador favorito.

En lo que fue la contienda estelar, la ruda Satania retuvo el cinturón intercontinental que posee al derrotar en una peculiar lucha a la tampiqueña Bengalee, quien llegaba como retadora.

En esta batalla las dos gladiadoras estuvieron encadenadas de su cuello con todo y candado y aquella que lograra tocar las cuatro esquinas sería la ganadora.

Sin embargo, la ruda originaria del estado de Morelos se avivó y en cuanto le colocaron la cadena a Bengalee antes que a ella, de inmediato desató su furia contra la tamaulipeca, quien empezó a sentir los duros castigos de su oponente y sobre todo los jaloneos con la cadena.

Poco a poco y recobrando fuerzas ante los embates de la campeona intercontinental, Bengalee fue emparejando la lucha hasta que se convirtió en un toma y daca en donde ninguna de las dos se daba por vencida.

En varias ocasiones cada una estuvo a punto de tocar las cuatro esquinas, aunque de último momento llegaba el jaloneo de la cadena que las obligaba a seguir en la batalla.

Finalmente, y ya cuando ambas se veían agotadas, vendría un lance desde la tercera cuerda de Satania sobre Bengalee, sacando la peor parte la tamaulipeca, quien ya no logró levantarse para que así la ruda tocara las cuatro esquinas y la réferi Kokina Jones levantara la mano de la morelense, quien retuvo su título de campeona intercontinental.

Mientras tanto, en la lucha semifinal, el victorense Black Power acompañado de la oriunda de la Ciudad de México, Reyna Oscura, sacaron a relucir toda clase de rudezas y vencieron en una caída al tampiqueño Oro Negro, quien unió fuerzas con Sagittarius, luchadora de la Capital del país.

Antes, hicieron acto de presencia los integrantes de La Mafia Tampiqueña, Pekador, Loco Castillo y Disturbio, quienes se enfrentaron a  Stroker, New Star, Rayman Jr. y Arkanian en una contienda llamada “lucha aérea”, la cual terminaría sin decisión.

Esta batalla también fue a una sola caída, pero los tampiqueños a base de rudezas fueron superando a los técnicos a pesar de ser tres contra cuatro, hasta que llegó el momento que la furia de los rudos se enfocó solamente en Stroker, con quien sostienen viejas rencillas.

El victorense fue despojado de su máscara y la sangre escurría de su rostro mientras que los rudos no cesaban en sus castigos, hasta que apareció Fuego Latino para contener la furia de los tampiqueños, quienes se fueron molestos porque no se les concedió el triunfo, aunque a los técnicos tampoco.

Y en la lucha que abrió la cartelera, Coco Loco y Tremors se llevaron el triunfo ante el bando conformado por el Hijo de la Muerte y Black Power Jr., saliendo a relucir las rudezas de los primeros para terminar superando a sus oponentes.

En todos los combates se encargó de impartir justicia la tampiqueña Kokina Jones, quien a pesar de su fama de “réferi polémica” no tomó partido hacia uno u otro lado en las cuatro contiendas, e hizo una excelente labor.

Durante la función hubo dinámicas para los jefes del hogar y pequeños aficionados, presentando también su repertorio musical cantante victorense Toño Tovar.