Aquí ya no hay dudas

0
247
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

José Inés Figueroa Vitela

A primera vista, nadie entiende las razones por las que el PAN-gobierno estatal en disolución, insiste en pretender que puede violentar la decisión de los tamaulipecos expresada en las urnas de junio pasado.

Si alguien cometió irregularidades en el proceso local electoral, ese fue el PAN-gobierno estatal en proceso de disolución y en la antesala de pagar por todos sus delitos, que no fueron, no son y no serán pocos, porque los sigue cometiendo y da visos de no pretender cejar en ellos.

Quien compró votos y presionó a sus subalternos para inducirlos, cómo está precisamente cotejado en los folios que mando imprimir a sus sometidos, fue el PAN-gobierno, en proceso de disolución.

Quien hizo campaña ilegalmente a través de sus funcionarios, desde el gobernador, encabezando mítines y haciendo conferencias amenazantes, hasta los jefes de área, por larga temporada repartiendo prebendas y haciendo loterías con los emblemas del PAN, fueron ellos.

Siete sentencias condenatorias del IETAM y el tribunal local electoral así lo han certificado puntualmente.

Quien habilitó a la Columna Pedro J. Méndez como tal y la uso con fines electorales, fue el PAN de FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA y así los certifican, la denuncia que hace seis años hizo el PRI, las fotos del gobernador saliente y su hermano Senador con aquellos en campaña y las votaciones que en esa región, ellos han obtenido y nadie más antes.

De la misma manera, quien convirtió a los empresarios CARMONA de Reynosa, en proveedores del gobierno y financiadores de campaña, fueron los mismos del PAN y quien los comanda en este sexenio que ya se va.

Así está puntualmente certificado, en los contratos que les consiguieron aún antes de tomar posesión -no se diga ya en funciones-, en cuanto ganaron las votaciones y el anterior gobernador priista les entregó el manejo público; las facturas son de acceso público en internet.

Luego entonces, aquí no hay absolutamente ninguna duda de quienes son los delincuentes electorales, que son los mismos, también sabemos todos, quienes perdieron la elección reciente.

Tampoco engañan a quienes creen van a torcer la ley para favorecerlos. Los mismos, que aún queriendo, nunca podrán pasar por encima de la voluntad de los tamaulipecos.

Esas burradas solo caben en la cartera del abogado, ex consejero del INE, que de cuando en cuando viene a recoger el producto de nuestros impuestos, facturando el pretendido asalto a las instancias democráticas, a las leyes y a la constitucional soberanía del pueblo.

¿Se quieren pelear con el pueblo? Es a él a quien están ofendiendo.

La conferencia de prensa que ayer se armaron, con EL TRUKO, el abogado BAÑOS y el dirigente CACHORRO, parecía pretender defender lo indefendible; perdieron contundentemente con todo y los delitos que cometieron y eso no tiene vuelta de hoja.

Acusan parcialidad al tribunal diciendo que alguien filtró información pero haciendo afirmaciones que nadie conocía, como la fecha de sentencia.

Lo que se desahogo fueron los recursos distritales, validando las votaciones que ellos impugnaron, sin haber hecho las observaciones que luego se les ocurrió podían ser argumento para anular la elección.

Falta la impugnación estatal, pero ellos lo que repiten a quien los quiere oír, es que el cómplice del jefe del clan de los ex senadores calderonistas, ROBERTO GUL ZUARTH, sembrado en el TRIFE les va a operar el robo de la elección tamaulipeca.

No han Podido juntarle la excusa que andan buscando para hacerlo.

Ni podrán. Aquí a nadie engañan. Ni en alguna otra parte.

Cada denuncia que enarbolan se vuelve en su contra, invariablemente, porque así han actuado y creen poder seguir haciéndolo.

No lo harán.