AVA anuncia ya equipo de transición; PAN silencioso

0
759
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

Dos realidades contrastantes rondan en torno a la inmensa mole de Palacio de Gobierno en Tamaulipas.

Mientras que por un lado vemos que el gobernador electo Américo Villarreal Anaya se prepara ya para dar a conocer este lunes, lo que será su equipo de transición.

Todo ello acorde con los tiempos constitucionalmente establecidos, los inquilinos del sexenio azul en retirada siguen guardando hermético silencio.

De acuerdo a lo que trasciende en el escenario político de nuestra entidad federativa, los panistas-cabecistas se han encerrado en un mutismo que pareciera apostarle a su impugnación ante el máximo Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, donde ejerce como presidente, el calderonista Reyes Rodríguez Mondragón.

Esta es la carta que se están jugando.

Lo cierto es que después del revés que les acaba de dar el Trieltam se ve muy difícil que en la máxima esfera de la justicia electoral federal les alcen la mano.

Pero así están las cosas y así avanza el calendario del poder, cuyas horas y días, no admiten prórroga.

Son dos visiones opuestas: En la fantasía panista, le apuestan a que el máximo Tribunal electoral les regale el triunfo que no ganaron en las urnas.

Mientras que en la realidad, el gobierno morenista de la alternancia avanza firme e irreversible,

De hecho, durante las recientes semanas, el escenario político le ha pertenecido casi por completo al morenismo, considerado ya por propios y extraños como la nueva clase política en el poder estatal.

Signos de todo esto que les comentamos se observan en los eventos que algunos alcaldes de la marca guinda como el edil capitalino Eduardo Gattás están anunciando, y en las cuales se informa sobre una gira conjunta con el gobernador electo AVA, “para la inauguración de siete de 25 obras de pavimentación, en calles primarias y secundarias de la ciudad”.

Se trata de dos soles, con la diferencia de que el azul ya se va, y el de Morena está arribando con toda la fuerza de las instituciones federales.

Y avalado por una elección de más de 731 mil votos ciudadanos a su favor.

Para ser todavía más exhaustivos hablemos de las cifras exactas: Américo obtuvo 731 mil, 383 votos, considerados estadísticamente como el 50.27 por ciento.

Mientras que César Verástegui alcanzó una cifra menor, 642 mil 800 sufragios, considerados como el 44.19 por ciento.

A juzgar por estas cifras, la diferencia es de 88 mil 583 votos.

Se trata de una ventaja considerablemente amplia y, por lo tanto, contundente a favor de AVA.

Hablamos de más de seis puntos porcentuales, que en cualquier elección resultan demoledores en términos de certeza e inequívoca evidencia de triunfo.

Ese fue el desenlace del pasado cinco de junio en Tamaulipas, con la supremacía en las preferencias electorales alcanzada por el doctor Américo Villarreal Anaya.

Posterior a la elección, el candidato del PAN, César Verástegui, prometió que respetaría los resultados emitidos por el Tribunal electoral.

Pero ante el reciente veredicto del Trieltam en el que le levanta la mano a Morena, los truquistas-cabecistas han dicho que el Trieltam solo pateó el balón hacia más arriba.

Y que las impugnaciones siguen.

El PAN cabecista se ha mostrado insatisfecho con la resolución del Tribunal electoral tamaulipeco, mismo que acaba de batear a los azules en sus impugnaciones.

Aquí, uno de los derrotados de manera estrepitosa, lo fue el estratega estrella del panismo Marcos Baños Martínez.

Dicho personaje que se desempeñó como consejero del INE, es hora que no ha dado una en su papel de estratega de impugnaciones.

Se rumora que la millonada para el ex consejero Baños debe ser suculenta, para que haya accedido a abandonar su aureola de consejero imparcial de la democracia, y se haya metido a operar el pataleo postelectoral del truquismo-cabecismo en Tamaulipas.

Hasta ahora, más allá de sus lamentos y acusaciones, Baños no ha logrado convencer a los tribunales de sus alegatos.

Lo curioso del asunto en el tema Tamaulipas, es que los del PAN, partido en el poder, se quejan de que la oposición morenista les hizo fraude.

Situación por demás anómala e irregular, cuando sabemos que desde antes, durante y después del proceso los azules mantuvieron todo el control de la elección.

Los del PAN parecen traer todo en contra.

Hasta la misma lógica los descalifica.