La frontera es la más preocupante

0
76
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

Cd. Victoria, Tam.-
Los residentes fronterizos, en los que se concentra un 54 por ciento de la población de Tamaulipas, enfrentarán problemas de agua si no hay una recuperación de niveles en el periodo de lluvias que comprende de septiembre a diciembre.

Y es que, además de concentrar al grueso de la población, desde lo que comprende Matamoros a Nuevo Laredo, pasando por municipios de la frontera chica, es donde menos agua se dispone para consumo humano, aseguró Raúl Quiroga Álvarez.

El especialista en temas hidráulicos dijo que el problema se agrava cuando a los Estados Unidos se le deben 783 millones de metros cúbicos correspondientes a los dos últimos años, además de que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) entregó concesiones por 600 millones de metros cúbicos que no existen.

“Para atender las necesidades de uso doméstico de la población desde Nuevo Laredo a Matamoros pasando por Guerrero, Mier, Miguel Alemán, Camargo, Díaz Ordaz, Reynosa se requieren de 300 millones de metros cúbicos, es decir, tener una reserva de 600 millones de metros cúbicos en las presas internacionales La Amistad y Falcón”, aseveró.

Recordó que las únicas presas de donde se toma agua para uso doméstico son La Amistad y La Falcón, dado que las demás no tienen impacto en la ciudadanía, estableció.

“Es como meter 20 popotes en vaso de agua en vez 10”, ejemplificó.

Y aun cuando se esperan lluvias para el último trimestre del año, desafortunadamente el volumen es insuficiente para elevar el nivel de almacenamiento de las presas, tomándose en cuenta que son inferiores a los que se registran en la zona centro.

“El problema se agrava cuando además del bajo nivel de almacenamiento de las presas por la sequía se añade la deuda de agua que se tiene con los Estados Unidos, que es de 863 millones de metros cúbicos que debieron ser entregados al vecino país del norte”, citó.

“Únicamente se han puesto a disposición 80 millones de metros cúbicos, es decir, ya se les está debiendo toda el agua de los próximos dos años y medio que correspondería a las poblaciones mexicanas”, declaró.