Si se niegan a entregar, nos apegaremos a la ley, dice AVA

0
475
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

La transición en Tamaulipas no está sujeta a las veleidades o caprichos personales, sino al principio de legalidad, la regla de oro a la cual se sujetan los actos del poder público.

Mensaje cargado de advertencia sobre la fuerza del imperio del derecho y la norma constitucional, el pronunciado este lunes por el gobernador electo, Américo Villarreal Anaya.

En pocas palabras: si no se salen y entregan conforme a lo que dictan las formas y la diplomacia política, entonces se echará mano de la obligatoriedad establecida en la ley.

Lo anterior se dio este lunes, durante el evento de la presentación del Comité de Enlace perteneciente al gobierno morenista entrante.

Existen varios puntos importantes en el mensaje de AVA:

1.- El cabecismo no ha entendido que el pueblo ya votó por un cambio.

2.- El PAN-gobierno ha rechazado sistemáticamente el diálogo y ha arreciado en sus descalificaciones.

3.- La participación de la sociedad civil será muy importante para vigilar la entrega-recepción.

Y 4.- Se reivindicarán los valores de la justicia, la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo, impulsados por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Atrás de esa negativa a entregar la maquinaria del poder público, por parte del PAN-Gobierno, se esconden probables inventarios comprometedores, cuentas bancarias que por seis años fueron manejadas en la opacidad.

Y como corona de todo este desorden, el mayor endeudamiento y el crecimiento de los pasivos en la historia de Tamaulipas. Un despilfarro que creció un 33 por ciento, arrojando una deuda pública directa de más de 15 mil millones de pesos.

-Ya no esperamos civilidad política, dijo AVA (en alusión al actual gobierno panista-cabecista), y para conducir este proceso de entrega-recepción habremos de apegarnos a las bases que marca la legislación vigente. Para lo cual, estamos preparados, estamos listos”.

Es muy probable que el doctor Villarreal Anaya hiciese referencia a la denominada Ley para la entrega-recepción de los recursos asignados a los poderes, órganos y ayuntamientos del estado de Tamaulipas, cuya última reforma ocurrió el 20 de agosto del 2019.

En el artículo Tercero de esta ley, se específica: “Tienen la obligación de entregar al término de su función pública, los recursos humanos, materiales y financieros, en los términos que establece la presente ley, los servidores públicos siguientes: en el Poder Ejecutivo, los titulares de las dependencias señaladas en el artículo 23 de la Ley Orgánica, de la administración pública del estado”.

“Y los titulares de las áreas que integran las dependencias referidas, en el inciso anterior, hasta el nivel de jefe de departamento o equivalente”.

En el artículo 32 de esta ley, relativa a las responsabilidades y sanciones, se establece que: “El incumplimiento a las disposiciones de la presente ley será sancionado en los términos que establece la Ley de Responsabilidades administrativas del estado de Tamaulipas, sin perjuicio de lo que señalen tres ordenamientos jurídicos”

Es decir, el relevo del aparato del poder público, así como las personas y bienes materiales que lo integran, no está sujeto a caprichos sexenales, sino que está debidamente reglamentado en las leyes tamaulipecas.

Y de ella indudablemente echará mano el nuevo gobierno morenista, a sabiendas de que el PAN-Gobierno se niega a soltar el control de dichas instituciones.

En Tamaulipas, la sociedad operará como una contraloría colectiva que supervisará el estado general de la administración panista, en su entrega del patrimonio material, contable y de recursos humanos al gobierno entrante de Américo Villarreal Anaya.

Este lunes 15 de agosto, la transición morenista dio el primer paso, de manera formal, ante un silencio panista que busca trastocar el orden, y la marcha inalterable de las instituciones.

Una democracia se evalúa en función del grado de civilidad y madurez política de sus luchas electorales. Si en el trayecto de estos procesos alguno de los actores desconoce los dictados de la ley y el estado de derecho, los mecanismos constitucionales producto de siglos de esfuerzo, sufren una peligrosa regresión de carácter autoritario.

Justamente esto es lo que sucede actualmente en Tamaulipas, con un panismo que, de manera atípica, se empeña en violar los protocolos de la entrega del poder a quienes adquirieron la responsabilidad y el derecho a relevarlos en el ejercicio de las políticas públicas, y la tarea de gobernar.

PARTICIPA AMÉRICO EN LA INAUGURACIÓN DE 28 OBRAS MUNICIPALES EN VICTORIA

A invitación del Ayuntamiento victorense que preside Eduardo Gattás, el gobernador electo, Américo Villarreal Anaya, acudió ayer a la inauguración emblemática de 28 obras de mejoramiento urbano en esta Capital.

En su mensaje, Villarreal Anaya dijo que Ciudad Victoria es el corazón de Tamaulipas, de donde fluye la fuerza y la energía para recuperar la ciudad amable, limpia y con ganas de progresar y salir adelante.

Por su parte, el alcalde Lalo Gattás manifestó que: “Seguiremos trabajando y nos estimula saber que a partir del primero de octubre vienen grandes cosas para Victoria, con el gobierno que encabezará el doctor Américo Villarreal Anaya”.