Reprochan padres de familia modelo educativo de la 4T

0
54
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

Cd. Victoria, Tam.-
El proyecto educativo y pedagógico del Gobierno federal, denominado Nueva Escuela Mexicana, es un sistema educacional basado en una ideología política, estableció Miguel Ángel Tovar Tapia.

El presidente de la Asociación Estatal de Maestros y Padres de Familia consideró que con ello no se le da importancia a la cuestión académica ni preferencia a que el alumno surja o egrese con un mejor perfil, esa es la realidad.

Añadió que la nueva modalidad, con la que el Gobierno federal ha reformado el sistema educativo mexicano, representa una imposición para el magisterio y de ideología partidista, por dejar una huella plasmada de manera profunda, pensando en que le den continuidad al proyecto del partido político en el poder.

“Pero la realidad es que el sistema educativo no tiene el presupuesto debido y el que está llegando no es en forma debida y se quedan con todo, en el que cada sexenio federal o estatal trae sus propios temas”, abundó.

Indicó que la Nueva Escuela Mexicana viene a ser un plan de 23 años, a partir del ciclo, con la instalación de escuelas piloto que anunció la nueva titular de la SEP.

“El concentrado le da vida a lo que es la nueva escuela mexicana, que condena que no ha sido posible que la educación llegue a todos por causas económicas y de que no se les permita a los alumnos desarrollo con un perfil de egreso”, señaló.

Añadió que el mencionado programa culpa al neoliberalismo de que los alumnos no hayan estudiado y no tengan oportunidades de trabajo y lo plasman en la ley general del sistema de carrera de maestros y maestras para que la obligatoriedad para los maestros sea la enseñanza de ese tipo.

Tovar Tapia consideró que con la Nueva Escuela Mexicana van a desaparecer de primero a sexto año para irse por fases, donde el nivel primaria será la tres, cuatro y cinco.

La fase tres de primer y segundo grado, la cuatro de tercero y cuarto, y la cinco, de quinto y sexto grado, con un proyecto a 23 años, que de manera anticipada lo consideró como un nuevo fracaso en el sistema educativo.