5 consejos para desmaquillarse correctamente y no comprometer la piel

0
33
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Desmaquillarse puede ser una de las partes más reconfortantes y refrescantes del día, ese momento en que los productos que están por toda la cara son retirados y deja respirar los poros de la piel. Desmaquillarse y ver que la piel está roja e irritada no es normal, puede significar que se están cometiendo errores significativos al desmaquillar el rostro. A continuación, algunas recomendaciones que puedes incorporar en tu rutina facial.

1. Regular la temperatura el agua

Empezaremos con uno de los errores más frecuentes al momento de desmaquillarse, hacerlo con agua demasiado caliente o fría puede ser muy malo para el cutis. Lo ideal es hacerlo con agua a temperatura ambiente para no dañar la piel. No regular la temperatura del agua puede causar hinchazón o irritación. Hacer esto constantemente puede causar algún problema cutáneo por el debilitamiento diario de la piel.

2. Secar suavemente

Secar la piel es uno de los últimos pasos para desmaquillarte, el problema es cuando se utiliza alguna toalla rasposa o se talla con tal fuerza que irrita superficie de la piel. Lo mejor es secar el rostro a pequeños toques y con mucho cuidado, recuerda que la cara es una de las zonas más sensibles de tu cuerpo. Tratar la piel con cuidado y delicadeza será clave para el buen estado de la piel, haciéndolo con movimientos suaves y sin presionar muy fuerte.

3. Evitar el uso de toallitas desmaquillantes 

Cuando se trata de desmaquillar la cara lo primero que se piensa es utilizar toallitas desmaquillantes. Lógicamente funcionan para quitar los restos de maquillaje de la cara y dejarla totalmente limpia. Desafortunadamente este tipo de productos algunas veces contienen formulas un tanto dañinas para la salud de la piel, como el alcohol. Es mejor optar por algunos geles desmaquillantes o limpiadores faciales para tu tipo de piel. No olvides aplicar un buen hidratante después de utilizar algunos de estos productos.

4. Eliminar muy bien los residuos de maquillaje

Después de una limpieza facial parece que el maquillaje ha desaparecido de la piel. Pero muchas veces esto no es así. La mayoría de las veces quedan restos de maquillaje que no se aprecian muy bien, inclusive cuando se pasa un algodón por la cara parece que no hay ningún residuo. Para evitar que esto pase, es necesario realizar muy bien la rutina de maquillaje, ya que los restos de productos podrían resecar o irritar la piel.

5. Aplicar tónico facial 

El último paso en una buena rutina para desmaquillar el rostro es hidratar correctamente. Para esto existen tónicos faciales para cada tipo y condición de piel. Ya seas piel seca, grasa o mixta. Los tónicos brindan hidratación y regulan el PH de la piel para un cutis terso, suave y libre de irritaciones. Procura utilizar productos cosméticos de confianza y sin alcohol.

Incorporar estas recomendaciones al momento de desmaquillar la piel podría evitar que sufran daños innecesarios. También recomendamos visitar a algún especialista para que realice las recomendaciones adecuadas para tu tipo de piel y condición cutánea.

 

 

Con información de: ensedeciencia.com