El doloroso parto de la transición

0
201
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Oscar Pineda.-

Literal, la transición en el gobierno de Tamaulipas está resultando un doloroso parto de alto riesgo en el que cada día que transcurre se agregan nuevos elementos inéditos en la vida política del estado.

Pero ¿Cómo podría afectar toda esta guerra de descalificaciones a la gente en lo general? Creo que es una pregunta que pocas veces nos hemos detenido a reflexionar y es porque la percepción es que a la gente poco le importan los temas políticos y los líos entre partidos.

De tal forma que lo peligroso de vendaval político es que la administración estatal entrante caiga en un estado de parálisis gubernamental y se pierda el tiempo en litigios y persecución a sus antecesores.

Aclaro que no estoy diciendo que de deban quedar impunes los hechos de corrupción, si es que los encuentran, lo que digo es que a partir del primero de octubre, si la Sala Regional valida el triunfo de Américo Villarreal Anaya, la responsabilidad de mantener estabilidad y la seguridad de los pobladores.

Una vez sentado en la silla de gobernador constitucional, si la Corte lo avala, todos, absolutamente todos los asuntos, problemas, serán suyos.

El discurso de “nos dejaron en la ruina y un cochinero” servirá unos cuantos meses, pero la gente empezará a pedir cuentas y a exigir acciones que hagan la diferencia con el gobierno que está a punto de marcharse.

Se dice que el miércoles la Sala Superior resolverá la última impugnación que hay sobre la elección de Tamaulipas, y precisamente el gobernador Américo Villarreal expresó sus sospechas sobre el trabajo de los magistrados de la Sala Superior, por el retraso que han tenido en cuanto a la resolución del último recurso de impugnación sobre la elección.

También dijo que tenía información en el sentido de que estarían preparando una orden de aprehensión en su contra y de siete personajes más que estarían cercanos a él o forman parte de la 4T.

Esta versión fue desmentida rápidamente por el Gobierno del Estado a través de un comunicado de prensa en el que informaron que, al menos en la Fiscalía General de Justicia no hay ninguna orden de detención contra el gobernador electo ni tampoco órdenes nuevas.

Se aproximan los días más intensos del mes de septiembre en cuanto a la grilla tamaulipeca, por lo tanto: sálvese quien pueda.

EL PERSONAJE

El martes en la mesa de opinión de la ORT comentábamos sobre la reaparición en público del ex alcalde de Nuevo Laredo, Carlos Canturosas, quien había permanecido a la distancia argumentando ser perseguido político del actual régimen estatal.

Tal parece, y según lo dicho por el gobernador electo, que Canturosas no podrá regresar en los próximos días a territorio tamaulipeco y mucho menos integrarse al gabinete, si es que tiene una orden de aprehensión vigente.

Ayer una fuente de gobierno nos confirmó que la orden contra el ex alcalde de Nuevo Laredo sigue vigente, pero no es una nueva, se trata en realidad de la expedida en el 2018. Tampoco ha caducado la orden contra el alcalde Carlos Peña ni contra el Presidente de Victoria. Estos últimos dos personajes están amparados.

POSDATA

Vienen nueve días de locos en Tamaulipas, lo más recomendable es permanecer alertas y no dar pasos en falso.