La historia sin principio

0
199
Mauricio Zapata.
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

No busquen precedentes de una transición tan accidentada como la de ahora.

¿Por qué? Simple, salvo la de hace seis años, no se había presentado una alternancia.

Sin embargo, en el 2016, la entonces administración saliente no puso obstáculo alguno para la llegada de los que los sucederían en el cargo.

Habrá muchas razones para lo anterior, no obstante, tendieron la cama para que el gobierno de esa primera alternancia no tuviera problemas.

Aún así se quejaron de lo que siempre se quejan los nuevos cuando hay alternancias: “nos dejaron un tiradero, no tenemos varita mágica, etc”.

Lo cierto es que ahora, no solo la situación está tensa, sino que el choque de ambos es frentes es cada vez más fuerte, y tiende a empeorarse.

Unos se niegan a “morir”. Los otros, no terminan por “nacer”.

Los que ya se van a ir, pegan de gritos por el dolor del parto.

Los que van a llegar, también los pegan como buen bebé recién nacido.

Esto en nada beneficia a los tamaulipecos o pueblo en general.

Si bien la mayoría habló el cinco de junio y decidió por una opción, que consideraron la mejor, o algunos la menos peor; la gente optó por echar a unos y darle el poder a otros.

Y no, no han sabido perder.

Se comportan como el López Obrador del 2006 y 2012, que tanto criticaron.

El asunto es que mientras unos buscan información, los otros la esconden.

Mientras unos se quejan de que les hicieron mala cara, los otros desmienten y dicen que no pasa nada.

Mientras unos le buscan tres pies al gato, los otros le ponen una prótesis al felino.

Y así se está dando este proceso que tiene más penas que glorias.

Antes, como se daba entre miembros de un mismo partido, no había problemas; es decir, entre ellos mismos se apapachaban y buscaban la manera de arreglar las cosas. Ahora no hay disposición.

Unos por desconfiados y los otros porque no confían.

Y mire que faltan nueve días para la entrega definitiva, pero a como van las cosas, se seguirá dando estos desencuentros.

A saber cómo va a terminar, pero, créalo, no se augura nada bueno.

EN CINCO PALABRAS.- Y vienen cosas mucho peores.

PUNTO FINAL.- “Se ven al espejo y se echan de menos”: Cirilo Stofenmacher.

Twitter: @Mauri_Zapata