Adeudos de la SET convulsiona al sector

0
129
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

José del Carmen Perales Rodríguez.-

Cd. Victoria, Tam.-
Incumplimiento en el pago de adeudos a personal estatal o federalizado, así como la negativa a basificar a trabajadores federales de nivel medio superior, han convulsionado el ambiente en el sector educativo estatal a nueve días de que se dé el relevo en la administración estatal.

Por una parte está el reclamo hacia el Gobierno de Estado a través de la Secretaría de Educación de Tamaulipas (SET) para que se pague el retroactivo del aumento salarial, así como un bono llamado del bienestar.

El personal federalizado inició con plantón en las escalinatas del Palacio de Gobierno a que han llegado desde la invasión de oficinas, hasta el cierre momentáneo de vialidades y una marcha de regreso hacia donde originalmente se encontraba el plantón.

Sin embargo, sigue latente la posibilidad de que a partir del próximo lunes inicie un paro general en las escuelas públicas, movimiento en el que esperan se manifieste el apoyo no solo de los alrededor de 16 afectados, sino de todo el personal con plaza federalizada y federal.

Lo anterior después de que tras acudir a oficinas centrales de la SET obtuvieron una promesa de que continuarán gestionándose los recursos y que posiblemente el próximo lunes comiencen a dispersarse los pagos.

Tras el anuncio los trabajadores de la educación federalizados cerraron durante algunos minutos la calzada General Luis Caballero, para posteriormente marchar hasta las escalinatas a donde llegaron alrededor de las 15:30 horas, para reagruparse, reanudar el plantón y definir los pasos a seguir.

Por otra parte, en las oficinas de la representación estatal de la Dirección General de Educación Tecnológica Industrial (Dgeti), trabajadores que tienen una relación laboral por contrato con duración de seis meses a un año se manifestaron para exigir ser basificados.

Paco menos de una docena de empleados se colocó en las afueras del inmueble, sobre calzada General Luis Caballero, mencionando que en la misma situación se encuentran alrededor de seis mil trabajadores en todo el país.

Finalmente, reconocieron que la decisión de otorgarles o no una base corresponde al Gobierno federal, sin embargo, están realizando manifestaciones de forma simultánea, en espera que sean atendidas sus demandas.