Policías matan a joven por tener arma de juguete

0
111
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

LOS ANGELES, EU., septiembre 27 (Agencias)

Un joven murió abatido afuera de su casa por la policía de Los Ángeles tras aparecer ante los agentes con una pistola que resultó ser de aire comprimido, en un incidente que quedó grabado por una cámara policial.

Los agentes acudieron al domicilio de Luis Herrera, de 19 años, después de recibir una llamada de violencia doméstica, informó la prensa local.

Herrera había llamado al 911 varias veces, alegando que necesitaba ayuda porque su padre estaba borracho y golpeaba a su madre.

El tiroteo ocurrió el pasado 17 de septiembre, pero el video en cuestión apenas fue divulgado el lunes por las autoridades.

Las imágenes muestran a dos oficiales que llegan al domicilio alrededor de la 1:20 p.m. y llaman a la puerta.

Un hombre, luego identificado como Herrera, sale “sosteniendo lo que parecía ser un rifle negro”, explicó la policía de Los Ángeles en un comunicado de prensa.

Los oficiales se cubrieron de inmediato al costado de la casa y le ordenaron a Herrera que soltara el arma.

Sin embargo, Herrera no acató la orden y, en cambio, apuntó con su pistola de juguete a los oficiales.

Instantes después, el adolescente es alcanzado por disparos y cae al suelo mientras los oficiales continúan gritándole que “suelte el arma”.

Después del tiroteo, la familia de Herrera salió corriendo, lo que llevó a la policía a pedir refuerzos y ordenarles que entraran a la casa.

En el video se escucha a una mujer gritar “¡ese es mi hijo!” mientras Herrera yacía en el suelo.

Luego, el padre de Herrera sale de la casa y les dice a los oficiales que el arma que sostenía su hijo era un rifle de aire comprimido que dispara balas de plástico, según muestra el video.

Más tarde, los investigadores determinaron que el joven sostenía un rifle de aspecto realista que disparaba balas de plástico.

La policía también encontró una pistola falsa tipo Glock en la casa.

El oficial que disparó fatalmente a Herrera fue identificado como Luis Navarrete, quien desde entonces ha sido puesto en licencia administrativa en espera de la investigación en curso.

Una investigación separada también reveló que no había evidencia de violencia doméstica que involucrara a los padres de Herrera, a pesar de que sus llamadas al 911 indicaron lo contrario.

La División de Investigación de la Fuerza de la policía está investigando el tiroteo para determinar si el uso de la fuerza letal estaba justificado.