Asume AVA con ánimo conciliador

0
90
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

Cd. Victoria, Tam.-
Luego de rendir protesta ante el Congreso del Estado como gobernador constitucional, Américo Villarreal Anaya ratificó su compromiso de gobernar para todos, dejando atrás las viejas formas de hacer política, que no cumplieron con las exigencias de la sociedad tamaulipeca.

“Desde este recinto ratifico mi compromiso de gobernar para todos y todas. Porque este proyecto humanista es para la inclusión, dejando atrás viejas formas de hacer política que no cumplieron con las exigencias de la sociedad tamaulipeca”, dijo en sesión solemne del Pleno legislativo, realizada a las 9:30 horas de la mañana de este uno de octubre, en la que quedó investido formalmente como mandatario de Tamaulipas por el periodo 2022-2028.

Flanqueado por la presidenta de la Mesa Directiva, la diputada del PRI, Alejandra Cárdenas Castillejos; del Secretario de Gobernación y representante del presidente Andrés Manuel López Obrador, Adán Augusto López Hernández; y del presidente del Poder Judicial del Estado, David Cerda Zúñiga, en medio de gritos de “gobernador, gobernador, gobernador”, señaló que: “Hoy llega al estado el gobierno de la transformación, que fue elegido democráticamente el cinco de junio”.

Prometió que no defraudará a los tamaulipecos, porque el suyo será un gobierno que tendrá como ideales, el no mentir, no robar y no traicionar.

“Tengo la firme convicción de que sí es posible gobernar para servir y ayudar a los demás. Mis ideales son claros: no mentir, no robar y no traicionar al pueblo. Estos serán los grandes pilares de mi administración y los que habrán de diferenciarnos”.

Villarreal Anaya aseguró que su gobierno será cercano a la gente para dar respuesta eficaz a los problemas de la gente, por lo que su prioridad serán los más pobres, los más vulnerables, los últimos de la fila.

A los diputados les ofreció su disposición para construir consensos y con ello allanar el camino hacia un mejor Tamaulipas, y los convocó a enriquecer el proyecto del cambio.

“Trabajemos a favor del pueblo. Esa es la convocatoria que desde este primer momento hago cordial y sinceramente a esta soberanía, para que con altura en el debate parlamentario, con la exposición libre y respetuosa de sus ideas, puedan enriquecer este proyecto de cambio” les dijo.

Y abundó: “Más que permanecer en nuestras posibles diferencias, legítimas y respetables, tengamos presentes que nos debemos al pueblo. Las puertas de la colaboración están abiertas para todo aquel que desee el cambio verdadero en nuestra tierra. Iniciemos unidos el cambio que la sociedad nos ha pedido”.

A la toma de protesta de Villarreal Anaya acudieron también, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum; y los gobernadores, Cuitláhuac García, de Veracruz; Samuel García, de Nuevo León; Julio Menchaca Salazar, de Hidalgo; Salomón Jara Cruz, de Oaxaca; Carlos Manuel Merino Campos de Tabasco.

También, Rubén Rocha Moya, de Sinaloa y Miguel Ángel Navarro Quintero, de Nayarit.

“HABRÁ CASTIGO”

Más tarde, ante miles de tamaulipecos reunidos en el Teatro del Pueblo, a quienes dijo que “hoy aquí arranca la verdadera alternancia”, Villarreal Anaya arremetió contra quienes desde el anterior gobierno traicionaron a la sociedad tamaulipeca y la colocaron en una gravísima decadencia.

“Debido a su incompetencia, hipocresía y deshonestidad dejaron a Tamaulipas en una crisis, no solo por sus finanzas, sino también por la bancarrota moral en que dejaron al estado”, mencionó.

Para todo ellos, dijo, habrá, “simple y llanamente el castigo que marca la ley”.

El mandatario estatal garantizó que en el gobierno de Tamaulipas se acabaron los negocios privados al amparo del poder público; las concesiones onerosas en beneficio de unos cuantos; y las compras a empresas fachada.

“Nos conduciremos con honestidad, con verdad y transparencia para restablecer la confianza ciudadana”, señaló.

Anunció una nueva etapa de relación respetuosa con el Gobierno federal, y a los alcaldes les ofreció todo el apoyo del Estado.

“Necesitamos que la política deje de dividirnos y sirva a la unidad, a la consolidación de una democracia verdaderamente participativa. Para eso debemos cambiar el gobierno a fondo, desterrando la corrupción, la mentira y el robo”, refirió.

Luego de destacar la presencia, entre sus invitados, de jefes militares y de la Marina, dijo que la coordinación con las fuerzas armadas será necesaria para lograr el gran desafío de su gobierno, de garantizar la paz y la seguridad pública, que es, con mucho, la mayor exigencia de la sociedad.

Por esa razón, señaló, habrá una depuración de las corporaciones policiales y se creará la Guardia Estatal.

“Nunca más un cuerpo policiaco será usado para perseguir a nadie por cuestiones políticas y reprimir a gente inocente”, advirtió.

Villarreal Anaya informó de la creación de la Secretaría de Desarrollo Energético y la Secretaría de Recursos Hidráulicos y Desarrollo Social, además de una Subsecretaría de Enfermería.

Reiteró su compromiso de construir la segunda línea del acueducto “Guadalupe Victoria”, y anunció un plan sectorial en materia de salud, que atienda el deterioro de los servicios públicos y revierta el desabasto de medicamentos.

En ese mismo sentido, dijo que Tamaulipas se adherirá al nuevo modelo de salud para el bienestar.