El perdón para Cabeza de Vaca

0
370
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Oscar Pineda.-

Si bien el mensaje inicial del doctor Américo Villarreal Anaya, como gobernador constitucional fue hacia la conciliación y la construcción de acuerdos para lograr la paz y la prosperidad de Tamaulipas, el cobro de facturas en contra de su antecesor parece promesa jurada.

Por esa razón, señaló que aunque no habrá una cacería de brujas, sí se denunciará penalmente todas las irregularidades que vayan surgiendo con el paso de las semanas.

El sábado Américo dibujó el Tamaulipas que espera transformar y subrayó la voluntad de su administración para buscar los acuerdos y el diálogo con las diferentes fuerzas políticas representadas en Tamaulipas.

El mensaje tenía una clara dedicatoria para el Poder Legislativo y para el Poder Judicial actualmente en manos del cabecismo, los cuales, por cierto, por primera vez podrían estar ante la posibilidad de ser totalmente autónomos y fungir como un contrapeso del Ejecutivo estatal.

Desde su llegada al Congreso se notaba un gobernador más relajado, ya sin la presión de la guerra política de los últimos días.

Incluso, el mensaje fue en un tono más propositivo, sin las quejas de las últimas conferencias de prensa, de hecho, le dedicó mucho más tiempo a expresar su visión de estado que a las pugnas con el ex gobernador Cabeza de Vaca, a quien no recuerdo que lo haya mencionado en su mensaje inicial, aunque lo aludió de alguna forma al señalar habrá denuncias.

Por lo tanto, es de esperar que el perdón para el ex gobernador Cabeza de Vaca no se dé.

Quizá donde podría encontrar mayor resistencia seria en el Congreso local, cuya presidencia de la Junta de Coordinación Política se encuentra en manos del Grupo Parlamentario del PAN.

En ese sentido, la bancada del PRI se convierte en una bisagra muy importante que puede hacer la diferencia para un lado o para el otro.

Por lo pronto Américo inicia este lunes con honores a la bandera en un acto que podría instituirse dentro de su administración.

EL PERSONAJE

Pena ajena daba el primer síndico de Matamoros, Alejandro Villafaña, en el evento de toma de protesta de Américo Villarreal, en el recinto ferial.

El sujeto, con lujo de prepotencia se apoderó de dos lugares y con lenguaje altisonante mostraba su poca educación y sus complejos de inferioridad.

Con voz fuerte maldecía a los caballeros que asistieron de traje al evento a quienes llamaba cabrones y fifís.

Dijo que la gente del gobernador Américo no entendía el concepto de la 4T y seguía soltando palabras altisonantes.

Ojalá que esta postura radical no tenga lugar en el gobierno que comienza, nada más cerca de la intolerancia disfrazada de falso socialismo.

POSDATA

El fiscal Irving Barrios sostuvo que seguirá al frente de la Fiscalía hasta que termine su periodo. Aguantó tranquilo la andanada de preguntas que le hicieron una y otra vez los reporteros a su llegada al Congreso y respondió a todos los cuestionamientos de la prensa.