Salen en busca de camarones

0
74
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Yadira Hernández / El Sol de Tampico.-

Con globos de color azul, carteles con palabras de aliento y la esperanza de que la temporada de pesca de camarón sea mejor que los años anteriores, familiares de trabajadores despidieron a quienes tripulaban las embarcaciones en su trayecto por el río Pánuco.

Como cada año, cientos de familias se colocaron en distintos puntos de la cuidad, expresando su apoyo a sus seres queridos que este fin de semana partieron en las embarcaciones que zarparon, después de una larga temporada de veda.

La veda de camarón concluyó el sábado con la autorización de la Capitanía de Puerto con más de 170 embarcaciones camaroneras que se hicieron a la mar.

Desde muy temprana hora los familiares de los trabajadores pesqueros se colocaron en la orilla de la escolleras de Playa Miramar, quienes con carteles en mano y globos en color azul les gritaron “suerte, los veremos en su regreso”.

La señora Gabriela Rivera, con lágrimas y con un grito fuerte le deseó lo mejor a su esposo Francisco Gregorio Saldaña, quien desde hace más de 20 años ha trabajado en su embarcación de nombre “Don Quintín” número seis.

Durante los cinco meses que duró la veda, el señor Francisco se dedicó a trabajar como mecánico para llevar el sustento a su familia.

“Como cada año, espero a mi esposo en este largo tiempo sin verlo, pero confío en que le irá bien y esto nos ayuda, es nuestro sustento para seguir manteniendo a la familia. Nos llena de emoción y desde hace seis años nos colocamos en las escolleras para despedirlo, en esta ocasión por primera vez me acompañó mi suegra”, dijo emocionada y con lágrimas.

“Antes ellos salían el 15 de agosto, después en el mes de septiembre y en esta ocasión les tocó el primer día de octubre, esto depende mucho del producto que ya esté en condiciones”, señaló.

En el primer viaje durará aproximadamente 20 días y hasta después de ese plazo podrá regresar con la esperanza de ver a su familia un tiempo, antes de volver a la mar.

“Su trabajo es de lo que nosotros vivimos, fue una larga espera para que llegara este día pero ya llegó esa fecha. En este tiempo, mi esposo apoyó a mi papá en el taller mecánico que tiene y así fue como sobrevivimos”, indicó.