‘Patalean’ por los puestos

0
415
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Claudia Vázquez Andrade.-

De acuerdo con los procedimientos establecidos, primero es el uno y luego el dos, de ahí que los recién nombrados secretarios en el gobierno de Américo Villarreal Anaya ya estén en el proceso de extender nombramientos a los subalternos, en este caso a los subsecretarios, pero también a directores y jefes de área.

Claro que es entendible, pues la operatividad de las dependencias no puede parar, el problema que podrían enfrentar algunos de los nuevos funcionarios es que en el reacomodo de posiciones se asigne a personas no afines al morenismo o proyecto americanista.

Por lo pronto, las dependencias más “movidas” en las designaciones de posiciones son educación, salud y obviamente bienestar social.

Como era de esperarse, se escuchan algunas inconformidades, pero la verdad nada que pueda trascender más allá de lo normal como “pataleos” incluso “gritos”, como presuntamente ocurrió en la oficina de una de las secretarias más importantes.

Pero también existe la necesidad de otorgar nombramientos en puestos clave, por aquello de los trámites burocráticos ante la Federación para “bajar” recursos; y estos casos no se deben posponer, dada la situación financiera en la que se encuentra la administración estatal.

En donde hay muchas “ansias” es en los hospitales, pues la base trabajadora espera que su director sea un “conocido”, sobre todo que sepa las necesidades del nosocomio, porque para nadie es un secreto que estos se encuentran en pésimas condiciones, amén de la falta de medicamentos y hasta material quirúrgico, al grado de no tener ni jeringas ni algodón.

La conformación del gobierno no puede esperar, pero que la prisa tampoco lleve a cometer desaciertos, porque los costos podrían ser altos.

Si bien es cierto que se gobierna con los amigos, también es cierto que no se puede tener improvisados, porque se requieren personas no solo afines, sino con capacidad y conocimiento.

LA ÚLTIMA

El honor, la dignidad, el nombre y el apellido es lo que cuida generalmente el hombre y la mujer, porque es lo único real que deja a su familia en el paso por esta vida, sin embargo, todo indica que esto no aplica en política, o en algunos políticos a quienes hoy tachan de presunta falta de honorabilidad.

Tal parece que en Tamaulipas algunos de esos valores tomarán mucha importancia, y eso viene a colación porque el gobernador Américo Villarreal Anaya habló sobre el relevo del Presidente del Supremo Tribunal de Justicia, y refirió que será una persona con honorabilidad y reputación.

El mandatario estatal señaló que busca conjuntar una situación de trabajo entre el Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial, “alineados con un pensamiento humanista de claridad, de justicia diáfana y clara como una estrella”.

En pocas palabras, que no está dispuesto a avalar a personas que sin pudor alguno se presten a transgredir la ley, que estén dispuestos a servir a intereses de grupo o personales.

Así que el mensaje del gobernador Américo Villarreal es claro, no más abusos al amparo del poder, por más independiente que éste sea, de ahí que ningún aspirante a posición de esa naturaleza contará con su apoyo, ni moral, ni político.

Es temprano para asegurar que las cosas van a cambiar para bien de Tamaulipas y su gente, sin embargo, como sucede en cada inicio de sexenio, la esperanza está puesta en el nuevo gobierno, de su voluntad y trabajo dependerá que la izquierda y transformación sigan estando en las preferencias de los tamaulipecos.