junio 14, 2024
Publicidad
noviembre 7, 2022 | 188 vistas

Alfredo Guevara.-

Cd. Victoria, Tam.-
El esquema de trabajadores migrantes en los Estados Unidos, en el que solo se contrataba a la gente para la realización de trabajos relacionados con el campo, quedó roto por lo menos cinco años a la fecha.

Incluso, después de que imperó más en las zonas agrícolas, donde los migrantes recolectaban tomate, naranja, hortalizas y otros productos se extendió del campo a los suburbios y grandes ciudades del lado americano, confirmó Jorge Alfredo Lera Mejía.

El Vicepresidente de la Liga de Economistas Revolucionarios en la zona noreste del país consideró que lo anterior ha permitido un crecimiento en el empleo del varón en las labores agrícolas, pero también de sus esposas y familiares, al realizar actividades en restaurantes, cuidando menores de edad, comercios e industria en general.

De acuerdo al resultado de un estudio realizado por economistas, estableció que el crecimiento en el envío de remesas de Estados Unidos a México, es tan elevado que ya superó a lo que se conoce como inversión extranjera directa, generada por las empresas que vienen al país a invertir.

Aparte de ello, y conscientes de que las remesas no representan inversiones, expuso Lera Mejía que por lo menos un 30 por ciento de la población en el país sobrevive directa o indirectamente de lo que envían en dólares sus familiares trabajando en los Estados Unidos.

Desafortunadamente, citó que la elevada cantidad de remesas que se envía a México es de migrantes que se fueron de este país a los Estados Unidos ante la carencia de un empleo digno y remunerativo, como toda persona lo requiere.

“Sí, las remesas han sido la tabla de salvación de la economía de la ahora Cuarta Transformación, pero a la vez, es una muestra de la incapacidad que ha mostrado para no ofrecer a los mexicanos fuentes de empleo dignas en derecho laboral y con salarios dignos”.

En el peor de los casos, admitió que en lugar de disminuir el éxodo de personas al lado americano, la tendencia sigue creciendo, al grado de que las remesas sigue siendo el principal factor de soporte para más del diez por ciento de las familias en México.

Comentarios