Hasta la cocina del adversario

0
153
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Felipe Martínez Chávez.-

En su tercera jornada social, Américo Villarreal se metió hasta la cocina del adversario, Reynosa, donde dio a conocer las líneas de su Plan de Apoyo a la Región Fronteriza.

No fue “perderle el respeto” a quien anda huyendo para no ser detenido. La casa, su ciudad, nunca fue cabecista. En tres elecciones locales no pudo imponer a uno de los suyos en el sillón municipal, ni las diputaciones. A cambio, para desfogar frustraciones, maniobró para “tumbar” al moreno Carlos Peña, quien se escapó de la cárcel “por piernas”.

Reynosa, la ciudad más poblada de Tamaulipas, evadió someterse a los vientos huracanados. Es algo que le debe seguir doliendo a  Francisco Javier allá en su exilio.

El fin de semana AVA llegó con la bandera de la paz y no la confrontación; fue a trabajar, invitó a los diez alcaldes fronterizos a establecer un “pacto social” en bien de los más pobres y realización de obras y acciones de desarrollo. Ellos le presentaron proyectos.

En aquella frontera, Cabeza quiso imponer un cacicazgo desde sus días de alcalde, pero sus compadres siempre perdieron: Gerardo Peña Flores, El “Chuma” Moreno, Pancho Garza de Coss.

Debe ser doloroso que ni los ciudadanos de tu municipio natal te apoyen ¿porque te conocen? Evidente.

Una mujer, Maki Ortiz, y su cachorro Carlos, le impidieron seguir teniendo el municipio a su servicio, a pesar de residir allá la mayor parte de su tiempo como Gobernador. Prometió que haría de la ciudad “la segunda capital de Tamaulipas”. No pudo, nunca volvió al edificio municipal.

Reynosa ha tenido dos gobernadores oriundos, uno bastante recordado por sus obras e impulso al deporte, Marte R. Gómez Segura. El otro, Francisco Javier, quien se coloca hoy en la línea del juicio de la historia ¿qué espacio le concederá?

Siempre manzana de la discordia, “joya de la corona”, aquella frontera fue la preocupación de los panistas. Se divorciaron de Maki; luego trataron de someterla y perdieron. Ni las cuantiosas inversiones estatales les consiguieron el favor del voto para sus secuaces.

Trató de enamorarlos con la Ley de la horca y el cuchillo. En una mano el pan y en la otra el garrote.

A diferencia del efímero panismo, el gobierno de Morena atrajo a todos los alcaldes, sean o no de su partido. Simbólicamente Américo conquistó el feudo de su enemigo tradicional, el que lo derrotó en las urnas, el que lo puede conducir a un frío calabozo.

Sin disparar balazos –como dicen las corporaciones policiacas-, la 4T fue a terminar de hacer suya la frontera, desde Nuevo Laredo a Matamoros. Los cabecillas del ejército enemigo andan huyendo por los desmanes que dejaron en las arcas estatales.

El cuartel guinda está en el edificio de la presidencia de Peña Ortiz. Lo dejaron “vivir” las órdenes de aprehensión y la compra de votos de los regidores, a cinco millones por cabeza.

Ese pacto fronterizo de Reynosa es garantía para el cardiólogo, que su partido seguirá conquistando victorias en las siguientes elecciones, incluyendo la más próxima, la extraordinaria para senador. Desde ahora procura la mayoría en la 66 legislatura local que le permita aterrizar sin problemas en 2024, su proyecto sexenal.

Hay panistas como María del Carmen Rocha Hernández, de Camargo; Patroclo Treviño Ramos, Mier; Ramiro Cortez Barrera, Miguel Alemán; Enrique Alanís Villarreal, de Valle Hermoso. Ellos sabrán si siguen fieles a quien los llevó al poder, ya sea por voluntad ciudadana o la compra de votos (a 500 pesos cada uno).

Está claro que el activismo político de la región jala para un solo lado con el padrón electoral más alto: Nuevo Laredo con Carmen Lilia Canturosas; Reynosa, Carlos Peña Ortiz, y Matamoros Mario López Hernández, sin olvidar Río Bravo que es cuna del secretario General de Gobierno “El Calabazo” González Villegas.

Cambiando de tema, no podemos dejar pasar el tema de aquellos que se manifestaron el domingo por “El INE no se toca” ¿a quién beneficia? ¿a los ciudadanos?. La inmensa mayoría de los votantes está preocupada por qué van a comer en las siguientes horas y no por temas políticos.

Si salieron a las calles 12 mil o un millón ¿cambiará la intención de la reforma política? Al cuatro de noviembre, el padrón electoral mexicano ascendía a casi 95 millones de  ciudadanos.

El padrón de Tamaulipas anda en dos millones 750 mil ¿qué tienen que ver cinco o diez mil personas en las calles?.

La reforma política se definirá entre 500 cráneos si es que todos asisten a la sesión de la Cámara de Diputados, y 128 senadores. Todas las movilizaciones que se hagan no son presión.

Los únicos beneficiados, primero, serán aquellos que hoy cobran, y cobran muy bien en el INE, y en segundo quienes convocaron a las marchas. La gran ganancia será en el 2024, si es que se alzan con la victoria por la Presidencia.

Antes de irnos, este lunes el Tribunal Electoral de Tamaulipas le acabó de dar puntilla al ex gobernador Francisco Javier, al desechar por unanimidad su impugnación a la “amonestación pública” que le impuso el IETAM, por violentar el principio de neutralidad en las pasadas campañas.

No pudo quitarse una del catálogo de sujetos sancionados del Instituto. Es el más multado y amonestado en la última jornada electoral.