mayo 20, 2024
Publicidad
noviembre 18, 2022 | 280 vistas

Patricia Azuara.-

Cd. Victoria, Tam.-
“Los libros nacen en una página en blanco, cuando veo un libro mío siempre me acuerdo que primero empecé sentado, solo frente a la computadora, no había ni una sola palabra, y ahí se fue construyendo y lo conviertes en una realidad”, platicó el periodista y escritor Enrique Jongitud Blanco, autor de cinco obras de poesía e infantiles.

Pero atrás de todo ese trabajo, esfuerzo, constancia, lucha y pasión, para ver impreso un libro el camino que recorre un escritor es muy complicado, más en un Estado como Tamaulipas, donde la literatura es poco apreciada y nada valorada.

En entrevista para El Diario de Ciudad Victoria, Jongitud Blanco relató el difícil y desalentador trayecto, que pasa un escritor en la entidad, para ver cristalizados sus sueños, y más aún para que su trabajo llegue a otras manos y sea reconocido.

Y aunque aplaudió el interés de las autoridades por fomentar la lectura, principalmente entre jóvenes y niños, remarcó, es igual de importante, ver la otra parte, los autores de libros, sin apoyo ¿quien va a crear esas historias?, cuestionó.

Recordó que la SEP compró un libro de un escritor de Washington para promover la lectura en el país. A nivel nacional se replicaron 800 mil ejemplares, ¿por qué no hacerlo con un autor mexicano?, atajó.

“Yo lo que siempre he comentado es que si quieren fomentar la lectura entre los niños, es más fácil para un niño que alguien de su misma cultura escriba para él”.

REZAGO EN LECTURA

Probablemente Tamaulipas sea de las entidades con más rezago en fomento a la lectura y apoyo a los escritores, porque históricamente aquí no le dan la importancia que merece y las dependencias de cultura se inclinan más a la danza y gastronomía, acentuó.

En Tamaulipas son muy pocas las convocatorias para competir y publicar, falta vinculación de los escritores con las editoriales y universidades y escuelas, no hay promoción, no hay becas, no hay estímulos y eso es solo una pequeña parte, dijo.

Falta infraestructura, talleres, presupuesto e impulso, hay mucho por hacer, pero lamentablemente el desinterés de las autoridades desalienta a los escritores, que muchos se quedan en el camino, lamentó.

“Te voy a decir algo, sí hay muchos escritores tamaulipecos, pero no nos conocen, muchos tuvieron que poner su propio dinero y hacer sus publicaciones porque no hay editoriales que te convoquen y te publiquen”.

Egresado de la Carrera de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Enrique Jongitud Blanco escribe dramaturgia, poesía y narrativa. Además de ser reportero de fuentes políticas y legislativas.

Al día de hoy ha publicado, cinco libros: “Todos y todos Juntos”, narrativa infantil en 2020. “Los días donde no estamos”, poesía en 2020. “El Maravilloso Señor Moon”, narrativa infantil en 2022. “El poema que le gustaría habitar”, antología poética en 2022 y “Tres Cartas del Rey” narrativa infantil en 2022.

“Como reportero, escribes toda tu vida, todos los días, eso me preparó para entrar un poco más rápido al mundo de la literatura, porque ya no tuve que aprender reglas ortográficas, ni gramáticas, solo tuve que acercarme más a los talleres hacia adentro, porque la lectura ya la tenía”.

UNA CARRERA NO PENSADA

Y aunque su gusto por la lectura viene desde la niñez, no tenía planeado convertirme en escritor siempre estuvo del otro lado como espectador y como lector.

“Pero en el 2016 yo tuve una etapa de mucho trabajo y eso me causó estrés, entonces busqué varias actividades de relajación y distracción, entre esas actividades estuvo la de entrar a un taller de escritura, y fue como un pasatiempo y con el tiempo entré a competencias hasta lograr lo que he cosechado hasta hoy”.

Prosiguió: “Cuando lo ves impreso, te tardas mucho tiempo en darte cuenta de la dimensión, lo ves y no lo crees, hasta que pasa el tiempo y lo presentas y vas a las conferencias, y la gente te pide que lo firmes y te felicitan, fue muy satisfactorio el ver un libro con mi nombre, creado por mi”.

El trabajo de un escritor es un trabajo intelectual porque todo nace de la creatividad y de la mente, es construir de la nada y llegar hasta el momento de materializarlo, sostuvo.

“La cultura es lo último que se atiende porque hay necesidades de seguridad pública, la pobreza, apoyos sociales, incluso cuando cuentas las elecciones”.

LECCIONES DE LA PANDEMIA

La pandemia demostró que el entrenamiento es muy importante y la cultura es aún más importante, porque la gente estaba en la casa y buscaba contenidos, y esa dinámica continúa hasta estos días, pese a que se retomaron las actividades normales.

“Sabemos que nunca alcanza el dinero, pero lo que siempre se propone es que los que estén en Cultura hagan todo lo posible por conseguir apoyos, presupuestos y ejercerlo y aplicarlos, y sobretodo siempre buscar a los escritores, porque hay mucha gente que escribe y no se conocen”.

Hizo un llamado a los tres órdenes de gobierno a buscar una sinergia con la iniciativa privada, para impulsar el tema, sobre todo en la actualidad que está comprobado que la cultura, es un arma fundamental para la reconstrucción de la paz. Los libros, además, traen derrama económica y empleos.

Comentarios