Aprueban diputados descriminalizar la negligencia médica

0
412
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

Cd. Victoria, Tam.-
Con la presencia de decenas de trabajadores de la salud, el Pleno del Congreso del Estado aprobó, por unanimidad de votos, reformas a la Ley de Salud y al  Código Penal para descriminalizar los actos médicos, lo que limita la posibilidad de castigo para las negligencias médicas.

Sin debate de por medio, la asamblea parlamentaria avaló la polémica acción legislativa, impulsada por la bancada de Morena, que exime de responsabilidad a los profesionales de la salud frente a cualquier denuncia penal por parte de algún paciente o sus familiares.

El argumento principal es que “no puede ser juzgado como delincuente un médico, auxiliar, técnico o cirujano, o de manera general un profesional de la salud, ya que siempre actúan sin la intención de cometer un crimen”.

Para ello, se le adicionó un segundo párrafo al articulo 25 de la Ley de Salud, en el que se establece que: “Se exime de responsabilidades a los prestadores de la salud, cuando los establecimientos dedicados a la prestación de servicios de salud, en cualquiera de sus modalidades, no cuente con las condiciones, el equipamiento y el instrumental médico mínimo indispensable. En este supuesto, la responsabilidad recaerá en la institución de salud”.

A su vez, al artículo 235 del Código Penal se le adicionaron las fracciones III y IV.

En la primera de ellas, se señala que: “Los supuestos y las penas que se refieren en la fracción I, se aplicarán cuando los prestadores de la salud, brinden su servicio bajo el influjo de sustancias tóxicas, embriagantes, estupefacientes o psicotrópicos”.

A su vez, en la fracción IV, se establece que: “No existirá delito, ni se entenderá doloso o culposo, cuando el paciente presente efectos secundarios, complicaciones propias de los tratamientos indicados o cuando se realice todo lo necesario e idóneo para salvaguardar la integridad física o la vida del paciente”.

También se le añadió una fracción IV al artículo 238, para referir que habrá responsabilidad para el personal hospitalario, por “negar el ingreso, atención y estabilización a cualquier persona, en caso de urgencia”.

Al dictaminar la iniciativa de decreto, las comisiones de salud y de justicia, señalaron que los profesionistas de la salud solo serán responsables de los delitos que cometan cuando estos traten a pacientes que no sean propios de su especialidad; cuando brinden su servicio bajo la influencia de alguna sustancia adictiva como enervantes, bebidas alcohólicas, y otras drogas delictivas y de abuso.

Sin embargo, se les exime de responsabilidad cuando las y los pacientes lleguen a presentar efectos secundarios, complicaciones propias de los tratamientos indicados o cuando se realice todo lo necesario e idóneo para salvaguardar la integridad física o la vida del paciente.

Para sustentar la acción legislativa, los diputados argumentaron que “los médicos por la naturaleza de sus actos jamás buscan de manera intencional provocar daños u ocasionar la muerte de sus pacientes. La intención de causarles menoscabo a su salud no existe, tampoco de provocarles de manera dolosa lesiones. Por ello, estimamos que es injusto que dicha profesión se siga judicializando con un tratamiento más apegado a una conducta delictiva y dolosa”.

Y añadieron: “Por ello se considera propicio que exista un nuevo tratamiento jurídico en la ley, principalmente en el Código Penal, con el ánimo de establecer una adecuación menos punitiva y más flexible para garantizar que la ejecución de los actos médicos no tenga un tratamiento de delito y pase a la esfera de la responsabilidad civil, excluyendo a los médicos de todo conflicto calificado como delictivo y con ello, originar que la práctica de la medicina, termine con la etiqueta de su apariencia delictiva”.