La señora del Oxxo

0
147
Mauricio Zapata.
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata

Damos paso al Punto por Punto de fin de semana… el Punto por Punto de relatos e historias urbanas.

La que les voy a platicar también es fabulosa.

Estaba el otro día en un Oxxo, era el segundo de la fila para pagar. Había ido a comprar un café.

Delante de mí estaba una señora como de unos 70 o 72 años; el cajero que atendía tenía como 60.

La señora iba a hacer un depósito, pero no encontraba sus lentes, por lo tanto no podía ver bien el número de cuenta apuntado en su celular.

El cajero se ofreció a leerlo desde la pantalla del dispositivo de la señora, sin embargo, ella no quiso bajo el argumento de que “invadía su privacidad”.

La fila para pagar se estaba haciendo larga y, como siempre, la segunda caja estaba sin abrirse.

Me ofrecí a ayudar, pero la señora no quiso bajo el mismo argumento de que invadía su privacidad, de hecho escondió su celular.

Después de varios minutos optó por hablarle a su hijo para que le dictara el número de cuenta, no obstante, pasó lo mismo: no podía ver dónde apuntaba porque no encontraba sus lentes.

El cajero, ya un poco desesperado, le pidió que fuera a su casa a buscar sus lentes y que regresara después.

Pero la señora no quiso porque le urgía hacer el depósito.

La gente comenzó a desesperarse. Pedían que abrieran la otra caja, pero no había nadie que la atendiera.

El cajero estaba ya molesto, pero la señora no se movía.

Yo como no tenía mucha prisa que digamos, y ya empezaba a tomarle a mi café, traté de guardar la calma y esperar al desenlace de ese episodio.

Ya hasta lo estaba disfrutando.

Muchos clientes se desesperaron y se fueron a otro Oxxo mentando madres.

Luego de unos 10 minutos… sí, 10 largos minutos, la señora en un ademán de desesperación, se pasó la mano por el cabello y…

Sí, ahí estaban sus lentes.

EN CINCO PALABRAS.- Como me ves, te verás.

PUNTO FINAL.- “No se coincide mentalmente con cualquiera”: Cirilo Stofenmacher.

Twitter: @Mauri_Zapata