Un pelotón de mentiras

0
65
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Daniel Santos Flores

Pilar Mateos es una escritora española, concretamente nació en Valladolid. Pilar ha recibido diversos reconocimientos, el primero de ellos fue el premio Barco de vapor en 1980 y posteriormente el Premio Lazarillo en 1982. Ha incursionado en radio y televisión escribiendo guiones, obras de teatro inéditas y ha escrito más de 30 libros enfocados a lectores jóvenes y niños.

Escribir para ilustrar problemáticas y ayudar a entenderlas, descifrarlas y como tratarlas, es una herramienta que se ha usado por mucho tiempo, pero Pilar logró con su libro “Un pelotón de mentiras” ayudar a miles de padres, maestros y niños a entender que mentir es malo, lo dibuja de una forma graciosa, que va entre la ficción y lo cotidiano, logra hacer de esta obra un texto fácil y digerible para cualquier audiencia.

Quiero aclarar que no por tratarse de un libro para niños este tenga menos mérito o no sea digno de leer, en ocasiones hay adultos que de niños nunca tuvieron acceso a ellos, por lo que mentir se les hizo un hábito, una forma de vida o una escalera para encumbrarse en el poder, sin embargo, como en el libro, las acciones que resultan por tanto mentir terminan por volverse contraproducentes.

Si usted me permite anotaré aquí la descripción que se da de este libro: Pelotón parece un chico como otro cualquiera. Pero tiene una habilidad especial. Es el campeón de las mentiras. No hay nadie que le gane diciéndolas; hasta que un día descubre las consecuencias de sus engaños y decide cambiar.

Ya no diré más, les recomiendo que lo busquen y lo lean. Si acaso usted es de los que se le dan las lecturas profundas, de grandes autores, de los que encuentran en las grandes obras el sentido de la vida, le invito a que en la simplicidad de unas cuantas hojas encuentre un texto que pueda enseñarle a los suyos, a sus conocidos o simplemente pueda recomendarle a nuestros políticos a no mentir, porque ellos, en su desesperación, se están quedando sin ideas, y esto lo están convirtiendo cada vez más en un show mediático, que transita entre lo ridículo y lo espeluznante.

En Tamaulipas tenemos a nuestro propio Pelotón de mentiras, sí, pelotón como personaje -como el del cuento- y pelotón como conjunto de personas que se reúnen a inventar cada cuento que la prensa aliada, sus brothers y sus plumas consentidas se encargan de esparcir para seguir manipulando la opinión pública.

Entiendo que al fin y al cabo en términos de estrategia mentir es una herramienta, entiendo también que hay de mentiras a mentiras, ¡pero las exageradas! Esas sí no por favor, tengan tantita decencia.

Hagamos un pequeño resumen de algunas mentiras que hemos visto en los últimos días:

Primero, desde el exilio en el que se encuentra el que dijo que nunca se iría del país (mentira, sí se fue), le dijo al actor de comedia que dijera que lo vio en su rancho (mentira, ya estaba exiliado, el exiliado), y le dijo que dijera esto porque el exiliado no tiene nada que deber (mentira, sí debe mucho y por eso le acaban de negar un amparo), luego cuando sintieron la lumbre cerca, lanzaron amenazas de bomba (mentira, no había bombas), después, se reanudaron las sesiones del Congreso y el exiliado le pidió a su actor de comedia que le diera un dolor fuerte, y cito lo que dijeron los legisladores: “se le durmió el brazo y no siente las piernas”, de ahí se fue de emergencia al hospital, y ya estando ahí lo atendieron por una supuesta subida de presión, según lo que yo pude ver fue que hasta le dieron un medicamento para regular su presión… Pues, ¿adivine qué paso?, resulta que no era nada de eso, le dolía una tripa… ¿Mentira de nuevo en el padecimiento?

Total, están ganando tiempo y a la mala. Y como dicen: a grandes males, grandes remedios. Pero estos tienen que ser con verdades…

Pelotón, el niño del libro, se dio cuenta que sus mentiras se volvieron contraproducentes… el exiliado y su pelotón de mentiras ¿se darán cuenta que estas ya no surtirán el mismo efecto?, o ¿le subirán aún más de volumen?.

Después de tanto mentir ¿qué más queda? Al rato, no lo dudo, saldrán con autoatentados… sí, como el del exiliado en la entrada del aeropuerto de Reynosa hace algunos años… ese que solo él vio.

La guerra se sigue dando en dos arenas: en la Fiscalía y en el Congreso. En el Congreso ya vimos como mienten, pero ¿qué harán desde la Fiscalía para seguir con su estrategia de mentiras?, ahí sí está peligroso, en el pasado empapelaron a medio mundo, pero ahora no dudo ni tantito que lo quieran hacer con los funcionarios actuales, al fin y al cabo las órdenes de su patrón son de seguir mintiendo.

 

REENVIADO

La carrera adelantada por el senado trae a muchos con la vista puesta en el puesto, los que más fácil la tienen son los de MORENA, los del PAN ya no quieren gastarse su -nuestro- dinero en algo que saben no van a ganar, y los del PRI se preguntan: ¿elección de qué?. En el lado morenista, si es por encuesta hay un nombre que le va a ganar a todos, a pesar de que les pese, y para los que no le entienden, las elecciones son para ganarse, no solo para competir, y en ese tenor, se necesita asegurar el escaño, ¿capisci?.