febrero 23, 2024
Publicidad
noviembre 29, 2022 | 314 vistas

Rogelio Rodríguez Mendoza

Cd. Victoria, Tam.-
Una asistente administrativa del Centro Regional de Protección Civil suma más de dos años esperando justicia por el acoso y hostigamiento sexual de que fue víctima por parte del entonces subdirector del Centro Regional de Protección Civil de Altamira, Christian David “N”.

Los hechos fueron denunciados por la diputada local de Morena, Casandra Priscila de los Santos Flores, a través de una iniciativa de punto de acuerdo, con la que hace un llamado al fiscal general de justicia del estado, Iriving Barrios Mojica, para que agilice la resolución de la carpeta de investigación 70/2020.

La exigencia es para que se deje de revictimizar a la agredida y se giren las medidas cautelares necesarias para salvaguardar la integridad de la misma.

El exhorto va dirigido también a otros funcionarios estatales, entre ellos el secretario general de Gobierno, Héctor Joel Villegas González; al coordinador general de Protección Civil, Luis Gerardo González de la Fuente, y la contralora estatal, Norma Angélica Pedraza Mela, para que instruyan medidas restaurativas para la afectada, ya que como represalia a haber denunciado la agresión, le retuvieron su sueldo.

En su denuncia, la joven narró que en 2019 pidió permiso al subdirector para acudir a practicarse una mastografía, pero su respuesta fue de que él se la podía realizar.

Además de hacerle múltiples e insistentes propuestas indecorosas, le prohibió hablar con personas del sexo masculino que también laboraban en el Centro Regional de Protección Civil del Estado en Altamira.

Igualmente, le impidió realizar eficientemente su labor de asistente administrativa negándole el acceso al correo institucional, prohibiéndole recibir oficios, excluyéndola de reuniones, así como de los grupos de comunicación de su área e incitando a las demás personas a su cargo para mantener el aislamiento.

Ante el acoso y hostigamiento, la joven optó por formalizar una denuncia penal, pero a causa de ello fue enviada a hacer tareas laborales a una bodega, con la idea de que renunciara, pero al no conseguirlo se le suspendió su sueldo.

La diputada morenista explicó que el agresor es protegido de un senador de la República panista, “de quien cabe mencionar fue expuesto a nivel nacional por realizar acciones poco decorosas”.

Comentarios