Fallecen todos sus hijos por heredarles enfermedad

El hombre relató la impactante historia de la pérdida de sus tres hijos debido a una enfermedad que le heredo a sus hijos

0
267
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Un padre de familia de Brasil, Régis Feitosa, relató la impactante historia de la pérdida de sus tres hijos debido a una enfermedad que le heredo a sus hijos.

Régis Feitosa, padece una enfermedad llamada síndrome de Li-Fraumeni, un raro trastorno que aumenta el riesgo para desarrollar cáncer.

Régis Feitosa, de 52 años, ofreció una entrevista y explicó que sus tres hijos murieron en un lapso de cuatro años, debido a la enfermedad que les heredó.

“Los resultados demostraron que yo tenía una alteración genética que lamentablemente también se transmitió a mis hijos y que potencia la aparición de cáncer. En cuatro años y medio perdí a todos mis hijos… Soy tan víctima como ellos”, declaró el padre.

Beatriz, su hija de 9 años, fue la primera en enfermarse al ser diagnosticada con el raro síndrome. La pequeña recibió un trasplante de médula ósea aunque el tratamiento no funcionó y solamente duró un año con vida tras contraer la enfermedad.

Posteriormente, su hijo Pedro, de 17 años, fue diagnosticado con cáncer en los huesos. Finalmente murió a los 22 años tras padecer cáncer cerebral.

Finalmente, Anna Carolina Feitosa, la mayor de los tres fue diagnosticada con leucemia linfocítica aguda. Anna logró vencer esta enfermedad, pero en 2021, le encontraron un tumor en el cerebro y murió este 19 de noviembre a los 25 años.

Actualmente Feitoas tiene que lidiar con sus propios tratamientos de salud. Desde 2016, se trata de una leucemia linfoide crónica. En 2021, descubrió un linfoma de Hodgkin, un cáncer que surge en el sistema linfático.

Pero Feitosa no pierde las ganas de vivir y recuerda las frases que le decían sus hijos.

“Hoy mi opinión es que tenemos que vivir intensamente, con la mayor alegría. Mi hijo dijo una frase muy coherente: ‘Nadie puede medir el dolor del otro’. No creo que haya un problema más grande o más pequeño, el hecho es que no podemos medir el dolor del otro”, finalizó Feitosa.

 

Con información de: milenio.com