Sin interés

0
160
Mauricio Zapata.
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

La gente… la población en general no sabe que el 19 de febrero tendrá que ir nuevamente a las urnas para elegir a un senador.

No sabe cuándo serán las campañas.

No sabe cuál es la importancia de esta elección.

Es más, la mayoría no sabe que habrá una elección extraordinaria.

Y hay aquellos que no saben qué es un senador ni cuántos representan a Tamaulipas.

Es decir, esa elección extraordinaria será un proceso totalmente desangelado, con una mínima participación ciudadana y con altísimos niveles de abstencionismo.

A eso añádale que la gente quedó harta del proceso de este año en el que se renovó la gubernatura.

También los pleitos que hay entre partidos políticos, los gobiernos federal y municipales y las riñas entre legisladores del PAN y Morena, principalmente.

La gente poca atención le pone a una elección de senadores.

Si hay votos para estos, es porque normalmente se va con la presidencial, y ahora con alcaldes.

Pero una para elegir a un senador sustituto, atraerá muy poca atención del respetable.

Si bien les va, habrá una participación ciudadana de un 20 por ciento del padrón electoral.

El previo a este proceso no atraído la atención más que de los medios y de los políticos, sobre todo de quienes aspiran al cargo, que si bien no son pocos, tampoco es una cantidad considerable.

La campaña inicia el 28 de diciembre, es decir, en plenas vacaciones y fiestas de fin de año.

La población estará enfocada en otras cosas y no el ámbito político.

Ese proceso tendrá su esplendor entre enero y febrero, pero son meses en los que la mayoría de la gente trata de iniciar el año de manera cómoda; de salir de los gastos generados en las fiestas decembrinas y librando la cuesta de enero, que vendrá bastante cargada.

Los institutos electorales poco podrán hacer en materia de difusión, porque, además, tendrán un presupuesto austero.

Vaya tarea que tendrán los partidos y quienes resulten candidatos al cargo.

El asunto es que será un proceso desangelado, que no habrá interés ni de los propios partidos políticos.

¿A quién beneficia todo esto?

Sencillo: a los organismos que tengan una mayor estructura; a aquellos que puedan sacar a su gente a votar. A la cargada, pues.

EN CINCO PALABRAS.- Ni ellos le ponen atención.

PUNTO FINAL.- “Creen que su soberbia es un mal necesario”: Cirilo Stofenmacher.

Twitter: @Mauri_Zapata