La eterna cuesta de enero

0
93
Dhena Mansur Sánchez.
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Dhena Mansur Sánchez.-

Como sabemos, cada que inicia un nuevo año nos topamos con la famosa Cuesta de Enero, y ya como a mediados de febrero andábamos como si nada dándole la bienvenida a todos los nuevos proyectos, metas o propósitos que nos planteábamos lograr sin ninguna piedrita en el camino que nos molestara, hablando específicamente del rubro económico.

A poco no nos preguntamos en estos últimos días de enero ¿Todavía estamos en enero? En pocas palabras se nos hace eterno.

Esta inflación, ahora más que nunca nos ha ocasionado que el dinero no nos rinda ni para los gastos básicos que se tienen en los hogares del país, aquí ya estamos omitiendo los lujos obviamente.

Primero que nada te invito a que te detengas, te tranquilices y no creas que eres el único, mucho menos que eres tacaño, claro que estás en lo correcto, todos los precios se encuentran por los cielos, hasta los de los productos de la canasta básica, siendo esto el colmo de los colmos.

Lo que antes no nos dolía comprar por ser sumamente barato como la papa, el huevo, el chile, tomate o cebolla ahora se percibe como si compráramos una lata de palmitos, unos duraznos en almíbar, que quiero decir con todo esto, que ya están igual de carísimos.

Ya ni queremos considerar un salmoncito con espárragos y su aceite de oliva, ahora te conformas con el puro nutrioli para hacer el huevito de la mañana, y di que te fue bien, guacamole ni lo pienses, solo que sea el fin de semana del Super Bowl a diferencia de otras ocasiones.

Aquí lo importante es saber qué hacer mientras seguimos haciendo malabares al momento de llenar el carrito del súper para que el dinero nos pueda rendir un poco más; la mayoría de las personas hoy en día no carga con toda su quincena en la cartera, traemos nuestra tarjeta del banco, esto hace que, al menos, antes de comprar, no sepas un número exacto de tus ingresos, por ende, no sabrás de cuánto dispones, así que lo primero que tienes que saber es si tu problema es el contar con menos ingresos y con más gastos. Esto significa estar gastando más de lo que en realidad tienes. Otro punto, puedes comparar tu patrón de comportamiento con personas que ganen casi lo mismo que tú y si a ellos les alcanza el dinero más que a ti es obvio que algo estás haciendo mal.

Y en el caso contrario, si todos comparten la misma dificultad y no les rinde por igual, el problema es por sus ingresos. El primer consejo aquí siempre será el evitar los gastos elevados ante los bajos ingresos, evita a toda costa esa combinación y busca lograr un equilibrio en tus finanzas.

Un punto más, es que transformes tus gastos y seguramente te estas preguntado ¿Cómo? Pues quitando de tu lista todos los gastos que no sean productivos manteniendo solo los gastos inteligentes, estos son los que sí te aporten una mejora en tu diario vivir a diferencia de los que no te darán ningún cambio e incluso sean innecesarios.

Te pongo un ejemplo, estás en una tienda, se te atraviesa una gigantesca pantalla de Tv y dice ser HD, 4K y no sé qué más, para que me entiendan, es lo último en tecnología, de entrada en tu lista solo viene lo que te encargó tu esposa, es aquí donde volvemos a lo de la canasta básica, hablamos de un hogar en donde no hay ni un huevo para preparar y el señor ya se puso a comparar los precios de las pantallas HD ¡Error!

Lo que tienes que hacer no es comparar cuál es la pantalla más padre, lo que tienes que hacer es memoria, para poder descubrir y recordar que una televisión ¡sí tienes! Lo único que necesitabas era huevo. Tal vez tu pantalla no sea de muy alta definición ni tan grande, pero ¡ya tienes! así que ese solo será un gasto inútil y si te controlas y evitas hacerlo te ayudará a que te rinda muchísimo más tu dinero.

Ya para concluir y siendo igual de importante, este otro consejo es el de transformar tus ingresos; sé que puede sonar irreal porque se supone que por eso batallamos, porque no ganamos lo suficiente o lo que nos gustaría ganar, entendamos primero que hay dos tipos de ingresos: los lineales, que son los que adquieres como empleado en un trabajo por lo general de varias horas al día mientras que los otros son los ingresos residuales, en donde a diferencia de un trabajo fijo o estable, se te obliga a arriesgar un poco probando cosas nuevas, orientando tu energía hacia la creación de ingresos extras, que no surgen necesariamente de un trabajo o jornada, y en donde tienes que estar convencido de que puedes lograrlo dedicándole tiempo que te conduzca a transformar tu economía.

El durísimo golpe a la economía nos ha obligado a hacer un recuento necesario y comparativo que nos responde que los precios no han parado de aumentarse desde décadas atrás, esto ya agarró parejo, desde quien a duras penas tiene para comer hasta el más adinerado.

La razón por la que les comparto todos estos tips ante este fenómeno de la inflación, es porque quiero que les sirvan y que entendamos que siempre que tengamos frente a nosotros una situación que no esté en nuestras manos el cambiarla, sepamos que somos totalmente capaces de enfrentarla con tan solo adaptarnos a ella, si es que termina o no. ¡Gracias!

Twitter: @DhenaMansur