Patito feo

0
89
Melitón Guevara Castillo.
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Melitón Guevara Castillo.-

Una de las cosas, digamos increíbles, que suceden en la administración pública, es que se olvidan de la planeación como del presupuesto público. Sucede que todos, pero todos los gobiernos locales, como Tamaulipas y sus municipios, siempre se quejan de lo mismo: que no les alcanza el dinero, que los ingresos no son suficientes y, en cambio, las necesidades y problemas cada vez son más. Es un pecado, dice AVA, regresar dinero a la Federación.

Textualmente dijo: “No podemos estar regresando cuatro mil millones de pesos al año de participaciones federales. Eso es pecado mortal”. Reunidos con los alcaldes de la zona sur, teniendo como anfitrión a Jesús Nader de Tampico, hizo mención a que eso fue lo que sucedió con el gobierno anterior, que por ello obras y obras no se hicieron o no se concluyeron. Como crítica, como un hecho real, es válido que lo recuerde, porque no debe cometer el mismo error.

PATITO FEO

El gobierno local, el municipal, en México está convertido desde hace siglos en el patito feo de las instancias de gobierno. El esquema del federalismo le asigna ser, digamos, la célula del federalismo, la base, el soporte; sin embargo, en los hechos está convertido en un apéndice, primero del Estado y luego de la Federación. El pastel de los ingresos nacionales se distribuye según el esquema de un convenio de coordinación con la Federación; y en el esquema real resulta que la Federación se queda con más del 80 por ciento de los ingresos y a los municipios no les toca ni el cinco por ciento.

Siempre, por otra parte, se ha adjudicado a municipio una incapacidad técnica para gobernarse, por eso el Estado y la Federación se asumen en una actitud paternalista. Incapacidad técnica, por ejemplo, para la realización de obras o para planear a largo plazo. Por cierto, en la frontera norte se acusa a AVA de gobernar para Victoria: puesto que ya le aprobaron el Fondo de Capitalidad, alegando los problemas y necesidades de la Capital, que sin embargo padecen todos los municipios de la entidad.

EL SÓLIDO SUR

En términos de economía, Tamaulipas tiene bien definidas sus zonas: la norte y la sur son netamente industriales, con empresas y maquiladoras; en cambio, la zona centro es agrícola y la Capital netamente de servicios (burocracia y comercio). Esta clasificación hace fácil identificar el potencial económico de la zona norte y sur, y la carencia o debilidad de la zona centro. Victoria, hagan de cuenta, se mueve económicamente por la burocracia estatal, municipal, universitaria y la federal.

No es casualidad que al sur se le conozca como el “sólido sur”. Tampico, Madero y Altamira constituyen una zona conurbada; ahí, la economía tiene como soporte la industria, el puerto, la refinería e infinidad de empresas. Y es ahí, también, donde se observa que el trabajo del Gobierno municipal es más consistente, por algo dos de sus alcaldes lograron su reelección, Jesús Nader en Tampico y Adrián Oseguera en Madero.

LOS TRES POPULARES

Siempre he sido reacio a considerar como válidos los resultados de encuestas; se han dado evidencias de cómo, unas y otras, son manipuladas para desvirtuar los resultados. Por algo Ricardo Monreal, como otros morenistas, rechazan las encuestas como forma de elegir candidatos. Sin embargo, encuestas recientes coinciden en que los Presidentes Municipales actuales del sólido sur son los más populares en relación con los resultados de su gestión.

Si Jesús Nader y Adrián Oseguera, del PAN y Morena, respectivamente lograron su reelección, no cabe la menor duda que su gestión es de buenos resultados; y el hecho que Armando Martínez, de Altamira, sea parte de ese club de alcaldes bien vistos por la población, solo tiene un significado: está realizando un buen trabajo. Si la población les da aprobación de éxito, significa que no cometen el pecado de regresar dinero a la Federación o al Estado: trabajan y lo están haciendo bien.

LLAVE PARA GATTÁS

En una encuesta sobre la aprobación a Presidentes Municipales de capitales, Eduardo Gattás se ubica en el décimo lugar. ¿Por qué no ha logrado escalar a las primeras posiciones? ¿Será la falta de recursos o capacidad para administrar los recursos municipales? Lo cierto es que Juan Pueblo está sorprendido: porque, dicen, está remodelando su casa y, por el tiempo que llevan los trabajos, será muy completa. Por cierto, en una de las encuestas, preguntaron: ¿Si Eduardo Gattás es su vecino, y si usted sale de la ciudad de viaje, le dejaría la llave de su casa? Imagino que la intención de la pregunta es para validar el grado de confianza que le tenemos.