Transparencia

0
141
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

José Inés Figueroa Vitela.-

El Instituto de Transparencia y Acceso a la Información es como la Auditoría Superior, la Comisión de Vigilancia, la Contraloría, la Secretaría de la Función Pública, o los órganos de Control Interno.

Son estructuras empalmadas, que significan cargas mayúsculas al erario público y que no serían necesarias, una sobre la otra, hasta llegar al origen, con que en ese principio, los servidores públicos cumplieran con la responsabilidad conferida y la vocación proclamada.

Está tan viciado el sistema, que el último Comisionado Presidente del ITAIT, quien no es otro que el exdiputado y exdirigente del Partido Verde Ecologista, HUMBERTO RANGEL VALLEJO, recibió el cargo en pago a los servicios proporcionados al PAN desde el Congreso, cuando fue gobierno.

Y como si no hubiera memoria colectiva, o si prevaleciera el clima de impunidad y manoseo del marco jurídico, característico del pasado sexenio, el mismo exlegislador-Comisionado, se inscribió para ser considerado a un nuevo periodo, no existiendo la reelección.

Fue él, el único de los 18 aspirantes registrados en no llegar a la última etapa que ha de consumarse hoy, tras revisarse los expedientes y hacerse las entrevistas; el último paso en el proceso de selección al que ya no se presentó aquel.

Habida cuenta que hasta el sexenio pasado fueron los únicos que ejercieron el poder público en el Estado, los personajes conocidos que quedan entre los 17 “finalistas”, son exfuncionarios, exconsejeros y exconsejeras de alguna manera identificados con el PRI y el PAN.

Ciertamente, los tiempos de la 4T en Tamaulipas corren alineados con las primicias de la transparencia, rendición de cuentas y la decencia en el ejercicio público, que marcan la libertad en este tipo de nombramientos.

A diferencia del pasado tortuoso, Morena y su gobierno no andan buscando complicidades en los entes autónomos para ocultar lo inconfesable, reñido con la moralidad y el interés colectivo.

No obstante, tampoco se tratará de confiar tales responsabilidades –en este caso en el órgano garante de la transparencia y la información pública-, a quienes ya incumplieron en el pasado o buscan el encargo con intención sesgada.

Poner a los adversarios políticos -acostumbrados a la denostación y el uso de información falsa para hacer propaganda electoral-, al cuidado de la transparencia sería abonar al retroceso característico del pasado sistema.

Por eso, ahora que se vote por quien será el nuevo comisionado de información y transparencia del Estado, los diputados locales todos deberán tener plena conciencia de a quién van a elegir.

Ya sabemos, que tratándose de un nombramiento de su tipo, requiere el voto de las dos terceras partes de los integrantes del pleno y que ningún partido político por sí solo alcanza tal nivel, con todo y sus aliados públicos.

No obstante, de manera progresiva, hemos estado viendo cómo en la actual legislatura, cada vez más diputados rompen las ataduras partidistas, para votar de manera libre, especialmente cuando se trata de temas de interés colectivo, de legalidad y decencia.

Más aún, cuando se trata de votaciones por cédula –secretas-, como es el caso de la elección del nuevo Comisionado del ITAIT.

Como nunca, se trata de elegir el mejor perfil para la responsabilidad que ha de confiarse, sin antecedentes de ejercicios erráticos o complicidades partidistas o gubernamentales.

Se trata, finalmente, de seguir haciendo la diferencia y que esta esté puesta en la cancha de los intereses superiores del pueblo.

En la zona conurbada del sur, el gobernador AMÉRICO VILLARREAL ANAYA continuó la gira que inició el domingo, con la presentación de los compromisos de su gobierno para aquella región, en presencia de los cinco alcaldes y funcionarios de los tres niveles de gobierno.

El Mandatario estatal tuvo deferencias recíprocas para con el alcalde anfitrión, CHUCHO NADER, y reconocidas personalidades de la localidad apreciaron públicamente los niveles de colaboración y entendimiento que no se tenían cuando el gobernador y el munícipe eran del mismo partido.

15 secretarios y comisionados acompañaron al Gobernador y su esposa, la señora MARÍA DE VILLARREAL, así como el Director General del DIF estatal, el delegado federal de los programas sociales y la senadora LUPITA COVARRUBIAS complementaron la comitiva.

“Sin intermediarios”, los presentó el Ejecutivo a los alcaldes, comprometiendo un trato directo y la atención a todas las demandas que ahí plantearon, cosa de 36 proyectos que, aclaró, van a priorizarse, para atenderlos conforme a la disponibilidad presupuestal.

Y los alertó para que aprovechen los fondos federales en tiempo y forma, de tal manera que no se repita lo que tanto se dio en el pasado sexenio, teniendo que regresar bolsas tasadas en miles de millones de pesos, porque no se ejercieron.

El optimismo y la camaradería, entre servidores públicos y sectores productivos, fue la constante de este recorrido, que incluyó la ceremonia de honores a los símbolos patrios y la reunión de la Mesa de Seguridad.

El perfil de este gobierno itinerante, abierto y cercano a los ciudadanos y las autoridades municipales, ya alcanzó las regiones del Altiplano, la Frontera y la Zona Centro del Estado.

Toca turno a La Temporalera para cerrar el círculo.