Afecta a comercios el ‘robo hormiga’ por alta migración

0
36
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

La permanencia de los migrantes que se encuentran en espera de permiso para ingresar a Estados Unidos ha generado problemas de seguridad, afectando a comercios de Matamoros, Reynosa y Nuevo Laredo, donde el “robo hormiga” se ha incrementado en más de un 30 por ciento.

El secretario técnico de la Federación de Cámaras de Comercio (Fecanaco), Cristian Eduardo Pérez Cosío, consideró que el hecho de que el Presidente de México haya aceptado la llegada de 35 mil migrantes por mes con el Gobierno de Estados Unidos, para los municipios de la zona norte ha sido contraproducente.

El incremento del 30 por ciento en el “robo hormiga” en los tres principales municipios de Tamaulipas es atribuible al problema de los migrantes, porque este tipo de sustracción de mercancía es básicamente de productos de comida.

Desafortunadamente, por tratarse de una población migrante, en que no traen ninguna identificación personal, las empresas no saben contra quién interponer las denuncias ante la autoridad.

“El fenómeno migratorio está preocupando en los municipios de la frontera de Tamaulipas, es un serio problema de seguridad que ya se está viendo en el norte, donde si bien vienen por cuestiones humanitarias, por necesidad, es algo que preocupa porque están desatendidos”, indicó.

Y si bien existe ese acuerdo entre los gobiernos de México y Estados Unidos, Pérez Cosío convino en que la medida debería venir aparejada con un mayor presupuesto por parte del Gobierno de la República para que se atienda durante su estancia los migrantes.

Desde su perspectiva, consideró que los alcaldes de Reynosa, Matamoros y Nuevo Laredo no han puesto nada de su parte, ya que solamente el Gobierno del Estado es quien le ha puesto atención a la problemática que se vive en el norte.

Confirmó que hay municipios como Reynosa en donde se han tenido que habilitar albergues emergentes, ante la llegada de más población migrante.

Lo mismo sucede en Matamoros, a donde han llegado personas de Rusia y Ucrania, además de otras partes del mundo.