junio 16, 2024
Publicidad

Eliminación de las bolsas de plástico ¿beneficio o perjuicio?

julio 4, 2023 | 205 vistas

Patricia Azuara.-

Ayer, tres de julio, se celebró el Día Internacional libre de bolsas de plástico, que tiene como objetivo reducir las de un solo uso y fomentar su consumo responsable.

En el día a día, las bolsas de plástico convirtieron en uno de los objetos más utilizados e indispensables y también uno de los más perjudiciales para el medio ambiente, según expertos.

Estudios revelan que las bolsas de plástico tardan más de 500 años en descomponerse.

Se estima que cada persona gasta 230 bolsas de plástico al año, lo que representa más de 500 billones de bolsas de plástico en el mundo.

Al no ser reciclables, quedan en el planeta y perjudican a todos los seres vivos del planeta.

A los océanos llegan cerca de 12 millones de toneladas de plásticos cada año.

Estos residuos suponen una grave amenaza para los océanos y las especies marinas.

Uno de cada seis peces que se venden en las pescaderías contiene microplásticos en sus estómagos.

El plástico ya ha entrado en la cadena trófica. Según datos de Greenpeace, la producción mundial de plásticos se acercó en 2020 a los 500 millones de toneladas.

¿FUE BUENO O MALO?

En enero de 2019, el estado de Tamaulipas arrancó el programa ecológico que prohíbe la utilización de bolsas de plástico no degradables.

El entonces titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma), Gilberto Estrella Hernández, informó que a partir del uno de enero de 2019, los establecimientos comerciales, empresas y tiendas de conveniencia, entre otros sitios, tienen prohibido utilizar y entregar a sus clientes bolsas de plástico que no cuenten con 30 por ciento de material reciclable como mínimo.

Con ello Tamaulipas se convirtió en el cuarto estado a nivel nacional en la prohibición de bolsas de plástico que no sean biodegradables.

En el decreto número LXIII-461, aprobado por los diputados del Congreso local, se plasmaron las modificaciones al Código para el Desarrollo Sustentable de Tamaulipas, donde se decreta la prohibición de las bolsas de plástico.

Algunos países, como Francia e Italia, ya han prohibido la producción de bolsas de plástico y han reducido notablemente su consumo.

Otros países como Reino Unido, Portugal y Suecia han optado por aplicar impuestos sobre el uso de las bolsas, y en otros países como Finlandia o Alemania los establecimientos han establecido acuerdos voluntarios.

Pero, ¿en verdad esta ley en Tamaulipas resulta benéfica para el medio ambiente? Ambientalistas de la entidad aseguran que, lejos de beneficiar, las nuevas bolsas que se venden son más dañinas y no cumplen con la finalidad, porque se rompen rápidamente y además impacta la economía de las familias.

LAS NUEVAS BOLSAS Y SU UTILIDAD

Amas de casa confirmaron que una familia gasta un promedio de 120 pesos mensuales en bolsas para la despensa, ya que se rompen con facilidad por el peso de los productos y lo poco resistente del material.

El ecologista Ubaldo Martínez Valdez afirmó que es un urgente sé retome el tema, ya que a cuatro años de las reformas, no se ve un beneficio para el medio ambiente.

“Sustituimos por bolsas de vida más larga, por llamarle de alguna manera. Pero realmente, ¿qué tan larga? Porque usamos materiales supuestamente biodegradables, pero de mayor duración que una bolsa”.

“La situación es la siguiente: el plástico, como tuvo mucho ataque empezaron a usar bolsas biodegradables que se empezaron a adaptar más rápidamente, la gente realmente al estar usando constantemente las bolsas, las usaban para más usos”.

“Poca gente usaba la bolsa como elemento de un solo uso. Normalmente lo usabas para poner la basura, para poner algo en el refrigerador, siempre le dabas más usos, dos, tres usos a la bolsa. Y las bolsas ya no son de tan larga duración, de tan larga vida, ya no, tres años ya no nos duran”.

“Las bolsas realmente y se degradan rápidamente, antes de un año ya están desbaratándose y lo hemos comprobado en casa. Tú revisas bolsas que tengas y ya se está haciendo polvo”.

“Entonces eso también reduce la cantidad de bolsas, pero no tanto el daño, porque se pulverizan y quedan los microplásticos que son muy dañinos”.

AÚN NO HAY CONSCIENCIA

Refirió que para cambiar de fondo la situación y realmente tener un beneficio, se tiene que impulsar una generación de conciencia.

“¿Por qué? Porque nos vamos rápidamente a las bolsas de opción que les dieron los supermercados, que son las que nos venden ahí todos los días en las tiendas, en las cajas, que son bolsas de una vida más larga, pero también causa mayor daño al ambiente y también el problema es que se nos va en el bolsillo. La empresa comercial no cumple la finalidad y afecta el bolsillo de la gente”.

Y al final, sostuvo, ¿quien ganó? Las empresas y los comercios que se quitaron el gasto de bolsas y además ganan con venta de las mismas.

“No se logró el objetivo, o sea, es una ley prácticamente obsoleta, si se retoma el tema para generar un producto de mayor duración, o sea, bolsas que no se destruyan como estas, o sea que también las eliminen, que también las prohíban, porque solamente lo convirtieron en un negocio, porque estás comprando constantemente las bolsas”.

“Ahora las compras y estás desechándolas, ¿por qué? Porque se te rompió la laza, y ya no sirve y la tienes que tirar. Solamente te dura un poco más que la de plástico. La usas un poco más, pero el daño es mayor y te está costando el bolsillo”.

NO LE HAN DADO SEGUIMIENTO

Reformaron sí, pero no se le dio seguimiento al tema, indicó. No se le dio continuidad al resultado y sí cumplía con el objetivo.

“Fue como una solución nada más para calmar el ansia de la comunidad ambientalista en relación al plástico. Nos crearon una fobia al plástico y descargamos todo sobre las bolsas de esas que le llaman bolsa de camiseta”.

“Ahí descargamos todo nuestra furia y ocupamos todos los microplásticos ahí. Pero la ley no soluciona nada. Los plásticos siguen estando en el ambiente. Realmente sigue siendo el microplástico un problema ya grave”.

“Los animales ya metabolizaron el plástico al cuerpo, ya los animales ya lo metabolizaron y ya lo integraron al cuerpo, entonces nosotros ya lo estamos comiendo en todos lados, la carne, el pollo, todo trae, los peces ya vienen con una gran cantidad de microplásticos”.

“Necesitamos darle un mayor seguimiento y buscarle soluciones más científicas al asunto, tenemos que buscar a la academia a que participen y hagan un análisis de los resultados de estos cuatro años, que llevamos con la famosa ley, si dio resultado o no”.

Comentarios