junio 14, 2024
Publicidad

De ingeniara a Emprendedora

octubre 5, 2023 | 348 vistas

Patricia Azuara.-

Cd. Victoria, Tam.-
Tenía apenas 21 años y su carrera universitaria prácticamente a la mitad, cuando un embarazo inesperado modificó las metas y objetivos.

Y aunque en todo momento contó con el apoyo de su pareja, los gastos promedio que requiere un hogar rebasaban el sueldo de su marido, así que decidió partirse en cuatro: ser estudiante, mamá, esposa y emprender.

Decidida a salir adelante en un escenario complicado como es un embarazo no planeado, le platicó a su madre los planes que tenía de vender arreglos de flores a través de las redes sociales para apoyar con los gastos de la casa.

Pero Jaqui, además, no quería abandonar sus estudios, lo que complicaría un poco la maternidad; no claudicó, miró hacia el frente y comenzó con un pequeño préstamo de tres mil pesos que le otorgó su mamá.

Su experiencia como trabajadora de una florería la hicieron optimizar el recurso y con esa pequeña cantidad logró comprar algo de material, herramientas básicas para manipular las flores y uno que otro papel decorativo.

EL INICIO DE SU CARRERA EMPRENDEDORA

Lo primero que hizo fue ofrecer sus servicios entre familiares y amigos, quien al ver su entusiasmo y esperanza la apoyaron en todo momento, lo que hizo más ligero el arranque, que dos años después se convirtió en su principal fuente de ingresos.

“Hace como dos años emprendí mi florería, tenía pocos meses de nacida mi bebé cuando decir lanzarme a comprar flores, empecé comprando poca flor para unos arreglos de mis amigos, y de poco en poco empezaron a recomendarme”.

Los primeros meses fueron los más complicados, pues había semanas que no tenía ningún pedido, pero a contracorriente y con su fe inquebrantable, continuó luchando para darle una mejor calidad de vida a su pequeña.

Unos meses después de que comenzó, decidió abrir sus páginas en las plataformas de redes sociales lo que le dio un impulso increíble al pequeño negocio que impulsó. Fue justamente el 10 de mayo de 2021 cuando comenzó a utilizar esta tecnología.

“Empecé vendiendo arreglos con conocidos y amigos, no es que me fuera tan bien, pero nunca dejé de echarle ganas. Compartía mi trabajo en grupos de ventas, mis ganas de superarme por mi hija me impulsan todos los días de mi vida”.

“Tuve a mi bebé en pandemia y tuve que renunciar a mi trabajo para poderla cuidar, no tuve quién me ayudara. De ahí me animé, yo trabaje tres o cuatro años en una florería mi ex jefe me ha apoyado mucho en todo este proceso, gracias a él aprendí, me enseñó, no era algo que estaba en mis planes, pero lo tuve que hacer por mi hija”.

JORNADAS AGOTADORAS… PERO SATISFACTORIAS

El día de Jaqui era ajetreado. Despertaba muy temprano para llevar a su hija a la guardería, acudía a sus clases universitarias, y si entre la mañana le salía un pedido de flores, corría a su casa a elaborarlo: “Le pedía permiso a mis maestros, no dejaba ir un cliente”.

“Mamá, emprendedora, estudiante, esposa, fue difícil, pero no es imposible, tuve que medir mis tiempos, me desvelé mucho, pero hay que esforzarse más para lograrlo, no hay imposibles”.

“Mi familia y mi esposo me motivaron a que no dejara mi carrera, mi hija en noviembre cumple tres años y aquí sigo. Me tuve que esforzar mucho. Me la pasaba con mi hija y la computadora, los cuadernos, las flores, y además contribuir con los quehaceres del hogar”.

Hoy, hace dos años de su emprendimiento y hoy también es su graduación: se convirtió en Ingeniera Industrial. En entrevista para El Diario de Ciudad Victoria lanzó un mensaje: “Por nada dejen su universidad, aunque a veces crees que no se puede, claro que lo logras”.

“No dejen la escuela, no dejen de estudiar, el sueño se ve imposible, pero sí se puede, si tienes hijos tienes que darle un ejemplo, Dios sabe por qué y de ahí nos debemos aferrar más a la vida, que no se rindan”.

Hoy es su fiesta de graduación y está muy entusiasmada; logró su objetivo, pero entre sus planes por el momento no está ejercer, más bien quiere para el 2024 tener su negocio establecido, pues actualmente solo atiende a sus clientes desde casa.

AZARES DEL DESTINO

Aunque si por azares del destino se logra acomodar en alguna empresa, asegura que esta podrá compaginarlo con su negocio, el cual no dejará en mucho tiempo.

“No estoy enfocada en ejercer, terminé mi carrera para darle un buen ejemplo a mi hija, para demostrar que a pesar de todos y de todo se puede lograr, a lo que me quiero seguir dedicando es a las flores”.

“De pasar a un arreglo o dos por semana, ¡había meses que no trabaja decía” “ay! mis flores” y me ponía muy triste. Hoy hago por lo menos cinco arreglos diarios, creo que ya mejoró mucho la situación, mis clientes confían en mí”.

Jaqui es también una fiel impulsora del emprendimiento en Ciudad Victoria, apoya a la gente que apenas comienza regalándoles arreglos para hacer hagan rifas y Giveaway y que ganen clientes. Además, regala productos a las personas enfermas, para que tengan un poco de ingresos.

“Me gusta apoyar a esas personas que como yo van empezando. Es difícil, pero no imposible, al decir no te rindes, te arriesgas, yo empecé con un préstamo de mi mamá, con eso compré poco y ahora tengo un gran número de cosas”.

“Nunca me ha gustado estar sin hacer nada, yo no sabía qué vender o qué hacer. Ese préstamo nunca me lo pidió, pero se lo devolví. Mi mamá es la que más me ha apoyado, siempre”

“Comparte todas mis cosas, comentan más publicaciones, se desvela conmigo cuando tengo pedidos grandes, ella es mi gran hombre y le agradezco mucho que me ayude porque lograrlo en gran parte es por ella”.

Su página de Facebook es “MAR florería”. Regala Flores con amor, regala amor con flores”.

EL DATO

Cada año, el 10 de abril los floristas celebran su día. Ellos son los profesionales de las flores que ponen en cada una de sus obras en el arte floral, que juegan un papel muy importante en los momentos más importantes de la vida de los clientes.

La floricultura mexicana es una tradición y hoy en día una actividad muy importante que genera más de 250 mil empleos directos y casi un millón indirectos, además el 60 por ciento de su producción la realizan manos femeninas. Las flores de mayor producción en México, en el 2020, fueron: Crisantemo: más de 11 millones de gruesas. Rosa: más ocho millones de gruesas y Gladiola: más de cinco millones de gruesas.

El Estado de México concentra el 90 por ciento de la producción de flores, y es el único con capacidad exportadora. En Estados Unidos y Canadá encuentra sus principales mercados.

SÓLO JALISCO Y TAMAULIPAS PRODUCEN ORQUÍDEA EN PLANTA

El 20 por ciento de la producción nacional de flores se destina a la exportación. México ha iniciado su camino al mercado mundial de flores que se valora en alrededor de 44 mil millones de dólares americanos anuales.

***

Comentarios