mayo 20, 2024
Publicidad

¿Correr en la playa?

abril 1, 2024 | 88 vistas

Agencias

Correr es bueno para la salud física y mental. Sin embargo, correr en la playa es aún mejor, ya que sobre la arena los beneficios se amplifican, aunado a la fascinación que evoca toda la situación, sobre todo si lo hacemos por la mañana temprano, completamente solos, o al atardecer.

Además de implicar un esfuerzo extra, la inestabilidad del suelo nos ayuda a desarrollar más equilibrio, mejorando la técnica y el control en la fase de apoyo. Por si fuese poco, la arena reduce el impacto articular gracias a su efecto amortiguador. Pero, ¿realmente es recomendable para todos?.

Antes de abandonar la carretera para salir a correr en la playa, vale la pena tener en cuenta algunos aspectos importantes para asegurarse de que es el tipo de entrenamiento adecuado para nosotros. En primer lugar, correr en la playa es más difícil y cansado que hacerlo por suelo firme: la arena crea mucha fricción y somete a mucha tensión el tobillo, el tendón de Aquiles y la rodilla.

Es por eso que si tienes problemas en estas zonas, te recomendamos utilizar la playa para tomar el sol o, como mucho, dar un paseo ligero; nada de correr. Hacer esta actividad en la playa es algo que se recomienda a corredores experimentados, con mucha técnica y gran control de la carrera. De hecho, muchos atletas prefieren entrenar en la playa precisamente por las características del terreno.

Para los que nunca han corrido o son novatos en el running, en cambio, es mejor optar por un paseo a paso ligero por la orilla del mar, que también cuenta como entrenamiento, pero no es un ejercicio de alto impacto. Por otro lado, para quienes tienen problemas de ligamentos en rodillas, tobillos, piernas y pies, así como en el tendón de Aquiles, la recomendación es evitarlo.

Lo mismo aplica para quienes tienen problemas de espalda, por ejemplo hernias. De hecho, estas partes del cuerpo se ven muy afectadas por el impacto en la orilla del mar. Además, esta actividad tampoco se recomienda a quienes sufren hipertiroidismo, ya que el yodo podría provocar taquicardias, dificultad respiratoria y fatiga.

En la playa conviene correr menos tiempo que lo que se hace en el asfalto para no sobrecargar pies, tobillos y piernas. Así mismo, es mejor elegir las zonas de playa más duras y evitar las más inestables. Al igual que con el resto de deportes al aire libre, lo mejor es evitar las horas más calurosas del día, usar protección solar y hacer estiramientos al principio y al final de las sesiones.

Comentarios