junio 21, 2024
Publicidad
Libertad García Cabriales

Ser madre: formar buenas personas

mayo 6, 2024 | 121 vistas

Se necesita a alguien muy valiente para ser madre, alguien muy fuerte para criar un niño y alguien muy especial para amar a otro más que a sí misma: Lilly Ansen

Toda una polémica se armó hace unos días, cuando en una mesa de expertos dialogaron acerca del papel fundamental de las madres. Una interesante reflexión donde se puso de manifiesto que no hay otra responsabilidad como la nuestra, porque desde el primer instante del nacimiento, en la primera caricia, la primera mirada, ya estamos ejerciendo un rol definitivo en la vida de los hijos. Así de fuerte, importante, esencial es nuestra influencia como madres. Tal vez nos damos poco tiempo para pensarlo, pero somos nosotras en mayor medida, quienes forjamos y definimos el ser de nuestros niños como sustentadoras de la vida, pero también en la crianza, como transmisoras del amor, de valor y valores esenciales.

Y los expertos de la mesa, mitad de ellos hombres y mitad mujeres; concluyeron que es la madre quien mayormente forja el carácter de sus hijos.  Aunque ahora, venturosamente los roles han cambiado y los padres contribuyen a la crianza; siguen siendo las madres en mayoría, al menos en nuestro país, quienes con el contacto cotidiano construyen la personalidad y contribuyen en gran parte al desarrollo emocional de sus hijos. Y más todavía en estos complejos tiempos, el tema emocional resulta fundamental en la vida de cualquier persona. Lo he visto por muchos años con algunos de mis estudiantes en la universidad, a quienes la presencia o ausencia de un padre les ha marcado, pero la esencia de una madre los ha salvado. Y no exagero.

En el rol de madre, los cuidados son esenciales, Los estudiosos han comprobado que el cerebro de un bebé se va forjando en respuesta a los cuidados, a la cercanía de la madre. Cuidar es fortalecer.  A querer o no, es mucha la influencia que ejercemos, especialmente en los primeros años, pero eso se refleja toda una vida y hasta en la muerte. Nunca olvidaré a mi amado padre, “viendo” a su madre (fallecida hacía muchos años) entrar por la puerta del hospital, después del infarto que finalmente terminaría con su vida. La huella es infinita dice bien Sabines en la poesía. Y también el influjo. Pero no siempre es para bien y también hay que decirlo, pues muchas veces las madres, sin tomar conciencia, no se detienen y en sus búsquedas de bienestar material, transmiten a sus hijos el afán de lucro, el gusto por tener antes que ser. Y peor aún, madres dañando, traumando, imponiendo estereotipos y prejuicios.

Y eso motiva la pregunta. ¿Qué prefieres forjar como madre? ¿Hijos exitosos al exterior o felices en su interior? Porque no es lo mismo. El éxito es una palabra ahora muy repetida, manoseada, pero poco reflexionada. Alcanzar el éxito no garantiza el bienestar emocional. El sentido de la vida no está en el éxito. Y muchas personas por alcanzarlo, terminan mal, frustrados, deprimidos, enfermos. Debemos reflexionar en ello, pues se ha confundido mucho. Además, se ha demostrado que es necesario enseñar a los hijos que caer es normal y lo importante es aprender a levantarse. Y ni el llamado “éxito”, ni la felicidad son para siempre; son procesos en constante construcción. Más importante que forjar un hijo exitoso materialmente, es formar buenas personas. A este mundo le urgen las buenas personas. Los más graves problemas de la humanidad se generan en la indiferencia, la ambición, el afán de lucro, de dominio. Es válido que pretendas hijos “exitosos”, pero nunca olvides que quienes verdaderamente pueden cambiar su entorno son las buenas personas. El juego, las caricias, la conversación, el cuento por la noche, la demostración del incondicional amor, pueden hacer la diferencia Fortalecer el indisoluble lazo, pero también hablarles de quienes sufren, enseñarles a dar, estar con los otros, compartir. Predicar con el ejemplo. Reafirmar la conciencia que la madre otorga el principal capital emocional del futuro de un ser humano y con ello de la humanidad entera.

No es fácil ser madre. Puede ser lo más bello, pero también lo más doloroso. Y nadie nace enseñado, diría mi abuela. Nadie. Porque luego están las llamadas “súper womans”, pretendiendo ser perfectas, poder todo y hacer todo bien, hasta que la vida les da un revés. Las redes sociales están llenas de sus fotos perfectas. Eso no existe. Y tarde o temprano nos damos cuenta que ser madre también es dolor, angustia, dificultades, incluso incomprensión. Enfrentar las espinas es también aprendizaje necesario para el crecimiento de madres e hijos. Y en medio de un mundo violento y polarizado, ser pacificadoras, enseñar el valor de la armonía.

En suma, nada es comparable al amor por los hijos, a la alegría de verlos realizados, sanos, felices. Un amor que no cambia y como decía Erich Fromm, no necesita ser merecido. Falibles, imperfectas, vulnerables, nadie podrá soslayar el valor de una madre en la construcción de una sociedad. La voluntad para alimentar cuerpo y espíritu. Mientras escribo, desde mi corazón agradezco la fuerte red de mujeres que ha sustentado mi vida: abuelas, madre, suegra, hermanas, cuñadas, hijas, nietas, amigas, compañeras, colaboradoras, alumnas… Sin mujeres no habría vida. En este Día de Madres, es necesario detenernos y pensar en nuestro fundamental papel en la familia y en la sociedad. Nos va el futuro en ello.

¡Feliz Día de las Madres que son todos los días!

 

Comentarios