No seremos tapadera de nadie: Carmen Lilia

0
155
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

En Nuevo Laredo, la pésima administración de Enrique Rivas Cuellar canceló de manera tajante la posibilidad de que su partido el PAN siguiese gobernando esa urbe. Todos estos abusos del poder y galopante patrimonialismo, se reflejaron en los recientes comicios del seis de junio.

En otras palabras, el principal enemigo del cabecismo en Nuevo Laredo, fue el propio Rivas, mismo que dejó para la posteridad un negro historial de irregularidades y de lujosos despilfarros a costa del erario, como lo fue aquel célebre viaje de turismo deportivo a la ciudad de Nueva York.

No se sabe si asistiría al Met Life Stadium, el lujoso emparrillado del equipo de futbol americano de Los Gigantes. O al City Field el estadio de los Mets. Obviamente lo anterior es apenas un ligero pecadillo en comparación con todos los excesos cometidos, a lo largo de su administración municipal.

En 2017, el Director del Periódico El Mañana, Heriberto Cantú Deandar denunció a Rivas Cuellar por actos de corrupción, desvío de recursos públicos y enriquecimiento ilícito, entre otros.

Este documento, dijo el periodista, recoge el sentimiento ofendido y traicionado de los ciudadanos neolaredenses que recurrentemente han expresado su indignación sobre las desviaciones y tropelías del alcalde.

Para quienes conocen la historia política de Nuevo Laredo, no cabe la menor duda de que el clan de los Cuellar, (padre e hijo), en su momento traicionaron la mano amiga que en su momento les tendieron los Canturosas, esta última, una familia forjada en los principios de la lealtad y el trabajo, inculcados por el patriarca Carlos Enrique, durante los setentas.

Años más adelante, Carlos Enrique Canturosas Villarreal volvería a confiar en el clan Rivas, e impulsó al junior por los exitosos caminos de una carrera política que sin el respaldo de CCRV jamás hubiese logrado. ¿Pero qué fue lo que pasó? Ocurrió que Rivas se alió con el principal enemigo político de Canturosas, el gobernador Cabeza de Vaca, y desde esa alianza hicieron ver su suerte al exalcalde, acosándolo a tal grado que, tuvo que cruzar la frontera para protegerse.

La llegada del presidente Andrés Manuel López Obrador cambiaría diametralmente las cosas. Ya desde su campaña el tabasqueño mostró una especial simpatía y afecto político por este grupo fronterizo. Y con su arribo al poder, se sabe que se dio un hecho fundamental que, es el que terminó por cambiar el destino político y social de Nuevo Laredo.

Se sabe que, en su momento, fue el propio Presidente quien incorporó de puño y letra la candidatura de Carmen Lilia a la diputación local, y posteriormente a la alcaldía de Nuevo Laredo.

La lucha electoral de Carmen Lilia, contra Yalheel Abdalá, (expriista) fue siempre cuesta arriba. Ello obedeció a que el PAN tenían el control de la maquinaria política y social, manejaban abundantes recursos económicos y en síntesis, se sentían muy seguros de ganar, dada la circunstancia de tener, como se dice coloquialmente, la sartén por el mango.

Pero no contaban con que el pueblo de Nuevo Laredo tiene memoria, y ello se traduciría en que decidieron sacarlos del poder municipal.

Hoy, Rivas Cuellar quien pidió licencia para competir por una diputación, ya ni siquiera regresó al cabildo, desde el cual un día orquestó toda una embestida contra quien lo había protegido y encumbrado.

El encargado de la entrega recepción será Arturo San Miguel. Pero apenas es el inicio de este giro de la rueda de la historia en Nuevo Laredo. Recientemente entrevistamos en esta capital a la alcaldesa electa Carmen Lilia y nos dijo que en lo que se refiere a la recepción del estado en que se encuentra la administración de Rivas, no habrá borrón y cuenta nueva.

“No vamos a ser tapadera de nadie”, advirtió; y si a ello le agregamos que el Congreso local, será de mayoría morenista, entonces no sabemos cómo vaya a evolucionar lo que desde ahora se vaticina como una exhaustiva investigación, para su antecesor en el Ayuntamiento.

¿Será Enrique Rivas Cuellar un candidato naturalito a severas investigaciones por sus presuntas irregularidades y corruptelas?

Dicen que hasta con Yalheel salió peleado. Y que en el sexenio azul, lo ven como una pieza que ya no les es útil. Y todo por aquellas treinta monedas de plata, (traducidas en un mundo de despilfarros y opacidad) a cambio de traicionar a su amigo y protector.