Romper las reglas

0
54
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Melitón Guevara Castillo.-

Cuando inicie mi formación en fotografía, como una actividad recreativa, me topé con una realidad fotográfica: había que estudiar un conjunto de reglas y luego, cuando avancé, me topé con la recomendación de que, se puede hacer lo que otros, romperlas en beneficio de un buen encuadre, una imagen que, con solo verla, llame, atraiga mi atención… en pocas palabras: que se puede hacer una buena fotografía rompiendo reglas.

Claro que no sucede en todos los campos. En el de la sociedad, por ejemplo, no se puede romper la regla del Estado de Derecho: donde, como individuo, puedo hacer todo aquello que la ley no me prohíba. Si lo hago, entiéndase, me convierto en el receptor de una sanción por parte de la autoridad. Tan simple: no puedo transitar, en mi carro, en el sentido contrario al tráfico vial. No puedo, tampoco, apropiarme de un bien que es propiedad de otro, sería un robo.

 

MADUREZ Y CIVILIDAD

Algo no está bien en el ejercicio de la política, de los partidos políticos y de sus candidatos. Y es que, parece mentira, pero el domingo que inició el proceso electoral 2022, para elegir al próximo gobernador de Tamaulipas, el Consejero Presidente del IETAM Juan José Ramos Charre, el órgano electoral responsable del proceso electoral, hizo un llamado a los partidos políticos, y a los protagonistas del mismo, a conducirse con civilidad y madurez, respetando las reglas del juego.

Los partidos políticos son organismos de interés público y la Constitución los hace responsable de promover la praxis democrática; y, por tanto, entiéndase, sus valores y principios como: legalidad, tolerancia, imparcialidad, objetividad, honestidad, solidaridad, responsabilidad, libertad, justicia social, igualdad, entre otros. Les pide, a los partidos políticos, Juan José Ramos, que privilegien el debate de ideas, el diálogo y la tolerancia… Claro, en lo personal, estoy convencido: no le harán caso.

 

HISTORIA DE TODA LA VIDA

Como dicen en el rancho, desde que tengo uso de razón, la historia ha sido la misma: en cada elección, partidos políticos y candidatos, hacían de la suya: antes se hablaba, por decir, de las urnas embarazadas (rellenar ánforas), robarse a punta de pistola las urnas, practicar el famoso carrusel, compra-venta de votos, operación almuerzo o casas amigas para reunirse e ir a votar, rasurar el padrón electoral, que voten los muertos… en fin, una y mil formas de burlar a la voluntad popular, de romper las reglas y burlar la voluntad de la mayoría.

Las múltiples reformas electorales han estado encaminadas a convertir en realidad los valores y principios de la democracia. Por eso, tenemos credencial de elector, se entiende que infalsificable, padrón electoral, tinta especial, funcionarios electorales ciudadanizados, las elecciones ya no los organiza el Poder Ejecutivo… en fin, se han mejorado las reglas y los protocolos: sin embargo, los partidos políticos y candidatos, hasta servidores públicos, se vanaglorian de burlar la ley. Y la mejor evidencia de que, ese romper las reglas, se confirma en la práctica, son las recurrentes multas que son aplicadas a los partidos políticos.

 

LA ELECCIÓN RECIENTE

En la elección federal reciente, que fue concurrente en algunas entidades, para elegir al gobernador, se dieron varios casos de romper la regla. Pero llamo la atención dos casos: el de Guerrero y de Michoacán, en donde el INE estableció que no entregaron el reporte de gastos de precampaña, decían que no reportaron gastos, porque no hicieron precampaña… Sin embargo, se documentó el hecho y ante las impugnaciones el Tribunal Electoral confirmo la sanción y tuvieron que cambiar el candidato.

Aquí, en Tamaulipas, elección tras elección los partidos políticos son multados: la razón, tan simple, que no comprueban los gastos de campaña. Esa es, digamos, la falta más frecuente, pero hay otros, como actos anticipados de campaña, las famosas despensas, que se gaste más de lo reportado, en fin: una y mil formas, tal parece que los partidos y sus candidatos entran en una lucha por demostrar quien viola más la ley o se burla de los órganos y la autoridad electoral.

 

PACTOS DE CIVILIDAD

Bueno, amigas y amigos, basta con que les recuerde como, en algunos procesos electorales -de la época del PRI dominante-, hasta se firmaban pactos de civilidad política entre los partidos políticos al iniciar un proceso electoral. El partido que, vaya pues, no aceptaba su firma, haga de cuenta que ya estaba anunciando que, para la lucha electoral, se estaban preparando con todos: romper las reglas y hasta violar la ley electoral.