El Moyo y el Cachorro… ternuritas

0
405
Eleazar Ávila.
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Eleazar Ávila.-

Vamos a despejar dudas, nos aseguran del Gobierno de Tamaulipas -sus tres poderes, el Ejecutivo, el Judicial y el Legislativo-, que fue Félix “Moyo” García quien no invitó al ex gobernador a la sesión formal de asunción del gobernador Dr. Américo Villarreal Anaya.

Es decir, que El Moyo, como presidente de la Jucopo, tiene ese pecado de omisión estratégica. Lo anterior, en razón al post del ex gobernador Francisco García Cabeza de Vaca sobre que no asistió a la toma de protesta del Nuevo Gobernador “porque no fui convocado”.

Simple: Si el evento de forma legal era en el Congreso local, el invitador, igualmente formal es el neolaredense, pero bueno, para los efectos públicos, él debe decir a la sociedad por qué no invitó a CDV.

“Y se la tiene que tragar”, como es la tradición y decir “disculpe, patrón” se me olvidó invitarlo. Ese sería el primero de los “tiernos” que se quedan a sobrevivir, que el segundo es el dirigente del PAN, que en todo Tamaulipas, ahora sí, ya pueden presionar para que se vaya a Reynosa.

Se refieren a Luis Cachorro Cantú, quien como “encargado de despacho” del CDE azul es exactamente eso, un personaje que perdió empoderamiento el 30 de septiembre.

Y no tiene de otra que en el tercero de los casos, ya lo vieron ustedes ayer. De manera directa el gobernador Américo Villarreal Anaya vetó su condición de magistrado para Horacio Ortiz Renán, de quien los suyos, de plano, afirman aquello de “al cabo que ni quería”, dejando una carta de adiós en Tocata y Fuga en re menor.

La razón: Por no tener la honorabilidad y por mala reputación y lo anterior, en virtud de que la Constitución del Estado faculta al gobernador para proponer a los magistrados del Supremo Tribunal de Justicia y en su caso la ratificación.

Este sería el parte de guerra en Tamaulipas, donde los ajustes ya los conoce usted, quienes llegan con toda la fuerza en el tiempo que les corresponde y los que se quedan en las trincheras a apechugar.

Es el caso de los dos primeros, cuya ternura sigue siendo altamente notoria, pero eso sería lo de menos, lo grave es la falta de talento demostrado, pues la fuerza les emanaba de Casa Tamaulipas, pero en el relevo de residente se han quedado en la orfandad.

Algo similar sucedió con los priistas en 2016, con la diferencia que ellos, los que quedan, ya hicieron callo, en tanto que El Moyo y Cachorro tienen que endurecer la piel y evitar exhibir que la tienen fina y de durazno.

¿Quiénes quedan con fuerza propia? Del equipo del ex gobernador ya de regreso en la Cámara de Diputados, Gerardo Peña, además del alcalde de Tampico, Chucho Nader, pero con resortes distintos…

LO MEJOR DE CADA CASA…

Y mientras eso pasa, bien por la diputada Alejandra Cárdenas, quien ayer desde el Congreso hizo un llamado importante: Que termine la guerra política interior en el Legislativo.

Con más agallas que muchos varones, afirmó que estará atenta a que el bueno gobierno “le cumpla a Tamaulipas. Porque Tamaulipas merece un buen gobierno y servidores públicos responsables”.

“Tamaulipas exige ya poner fin a las pugnas sin sentido. Porque Tamaulipas es grande y merece la grandeza. Porque Tamaulipas es de todos y requiere de todos y nos requiere para su crecimiento”.

DEL CUARTO PISO.- Y por supuesto que el nuevo gobierno se puso las pilas por lo que se refiere a la Feria Tamaulipas, misma que ya organiza la Secretaría de Desarrollo Económico.

Y en el mismo tema, más que activa la titular de la Secretaría del Trabajo, Olga Sosa, quien acudió puntual a la CDMX para revisar la operación de la Reforma Laboral.

La misma empezó este lunes con la apertura de los seis centros de conciliación laboral y el cierre al público de las juntas de ciencia y arbitraje, que en adelante se dedicarán únicamente a atender el rezago de expedientes.

NOSTRA POLÍTICA.- “¡Ay que larga es esta vida! / ¡qué duros estos destierros! / ¡esta cárcel, estos hierros / en que el alma está metida! / Sólo esperar la salida me causa dolor tan fiero, / que me muero porque no muero”. Santa Teresa de Jesús.

Twitter: @jeleazaravila