Vara muy alta

0
103
Melitón Guevara Castillo.
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Melitón Guevara Castillo

Este sábado será histórico en la vida política de Tamaulipas: tomará posesión como nuevo gobernador el ingeniero Américo Villarreal Anaya, abanderado de MORENA, el partido del Presidente AMLO. De esta manera Tamaulipas tiene la segunda alternancia política, desde que el PRI, por su corrupción, perdió una elección gubernamental. No la tiene fácil AVA: tendrá fuera de su control al Legislativo y al Judicial.

En la expresión de Francisco Javier García Cabeza de Vaca, el nuevo gobernador tendrá una vara muy alta para gobernar. Al menos, en su video de despedida, hizo una mención de los logros de su gobierno y, apunta, tiene que superarlos el nuevo gobernador. Pero, además, el Presidente AMLO fue claro, contundente, tiene AVA que hacer un gobierno ejemplar.

 

TAREA DE AVA

En realidad el trabajo del nuevo gobernador es difícil: tiene que contrarrestar la imagen que, en seis años, construyó un gobierno panista; alejado del pueblo, realizado más con visión empresarial, de negocios, que de servicios y beneficios para el pueblo. Mostró, el gobierno panista, menosprecio en lo general para los tamaulipecos, al traer a sus principales colaboradores de otros estados; para la Capital, no consumiendo sus productos, trayéndolos de otros lugares.

La principal tarea de AVA será, sin duda, dar certidumbre a la población, de que se gobernará por y para los tamaulipecos; que cada una de las políticas, publicas, decisiones y acciones estarán dirigidas a lograr bienestar para la población. Es una tarea difícil, por la escasez de recursos, pero ya el Presidente AMLO afirmó que Tamaulipas tendrá todo el apoyo de la Federación.

 

EL APARATO BUROCRÁTICO

Una de las primeras decisiones de AVA dejó un buen sabor de boca: los nombres de sus principales colaboradores, todos tamaulipecos y conocidos. Lo que sigue es esencial: el ajuste del aparato burocrático a las metas gubernamentales. Ahí, quiérase o no, se tendrá que ver la mano negociadora del gobierno con la bancada panista, para la reforma de la Administración Pública, la ley respectiva que tiene que aprobar el Legislativo.

Va a implicar, además, que en ese ajuste haya explicaciones: puesto que en plan de racionalizar el aparato burocrático se tienen que ajustar gastos: reducir personal, despedir a eventuales, a los que están por contrato y, además, aquellos que por la reforma administrativa sean innecesarios o, tan simple, porque duplican espacios. No debemos olvidar que la 4T, de una austeridad republicana, se llega a una austeridad franciscana: gastar lo mínimo.

 

SE VAN, SE VAN, SE VAN

En fin, con eso de que se van, se van, se van, hay que recordar lo que sucedía en tiempos del PRI, lo que sucedió con la ida del PRI y la llegada del PAN, se fueron solo unos y llegaron otros, con las mismas mañas, con más voracidad. Y lo que la población, la sociedad quiere, es que se vayan, sí, pero las malas prácticas, que haya un cambio, que se haga realidad eso de no robar, no mentir y no traicionar al pueblo.