Las obsesiones de un mal gobernante

0
627
Enrique Diez Piñeyro Vargas.
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Enrique Diez Piñeyro Vargas

Era la mañana del día martes diez de mayo, fecha en la cual año con año conmemoramos a nuestras amadas madres. Una conferencia de prensa se daba lugar desde el salón Independencia de Palacio de Gobierno, la sede del Poder Ejecutivo estatal. El actor principal de este acto, ni más ni menos que el gobernador constitucional de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca. Mostraba un rostro desencajado. A todas luces se percibía en su tono de voz y sus declaraciones la ira que corría por sus venas.

No era para menos. Horas antes, en la ciudad de Matamoros, el presidente municipal de su natal Reynosa, Carlos Peña Ortiz, el también hijo de la ex alcaldesa Maki Ortiz Domínguez, anunciaba públicamente el apoyo de su grupo político y toda la estructura electoral que eso conlleva al proyecto que encabeza el doctor Américo Villarreal Anaya, candidato de la coalición “Juntos Hacemos Historia en Tamaulipas”.

Los estrategas políticos de García Cabeza de Vaca hicieron lo imposible para convencer a la también ex senadora panista de apoyar las aspiraciones del candidato César “Truko” Verástegui Ostos. El resultado: ¡Fracasaron! No existieron las condiciones para que la doctora Maki dejara a un lado todos los ataques, groserías e incluso persecuciones políticas a las que fue expuesta por parte del Gobierno del Estado durante los cinco años de gestión al frente de la ciudad fronteriza. Era ya muy tarde para un borrón y cuenta nueva.

El Gobernador del Estado, en un acto de desesperación, convocó a los medios de comunicación para contestar supuestos señalamientos hacia su persona, representando esto una intervención directa en el proceso electoral. Es importante no perder de vista todo lo expresado por parte del Gobernador en la citada conferencia de prensa. Preocupante sus reacciones viscerales y de profundo odio, mismas que lo han caracterizado durante toda su gestión al frente de este gobierno.

Abiertamente, instruye a los responsables de las instituciones encargadas de procurar e impartir justicia de comenzar a la brevedad una persecución política sin importar las consecuencias. Lo anterior pone en una situación de riesgo al proceso electoral. Su conducta violenta abruptamente el estado de derecho en nuestra entidad. García Cabeza de Vaca tiene miedo, teme a todo lo que le depara el futuro en cuanto deje su cargo como gobernador.

Su comportamiento únicamente pone en evidencia a una persona que no sabe controlar su temperamento y eso representa un peligro, ya que él ostenta un cargo público con el cual está obligado a garantizar la gobernabilidad en Tamaulipas. En lugar de eso, intenta amedrentar a quienes no comulgan con su ideología política o intereses amenazando a diestra y siniestra, utilizando expresiones de bravuconería muy a su estilo como: ¡Tenemos pa’ todos!

Acto seguido a ese lamentable espectáculo ofrecido por el mandatario local, fue el comenzar una cacería política utilizando a la Fiscalía General de Justicia local para encarcelar e intimidar a actores políticos y simpatizantes del doctor Américo Villarreal Anaya. Estos actos de cobardía y desesperación han imperado en esta administración estatal, teniendo como consecuencia el desprecio generalizado de la gente.

Sabemos perfectamente que esta estrategia orquestada desde Palacio de Gobierno tiene como única finalidad enrarecer el ambiente político previo a la jornada electoral. A los asesores del Gobernador ya no les cuadra los números, se les acabó el tiempo. Saben que su candidato difícilmente levantará su campaña y lo mejor será propiciar que la gente no salga a votar el domingo cinco de junio. Este escenario es muy predecible, ya que la gran mayoría de la ciudadanía reprueba la gestión al frente del gobierno de García Cabeza de Vaca, lo que trae como consecuencia que su proyecto de continuidad cargue con ese lastre.

Durante las próximas dos semanas se intensificarán las intimidaciones por parte del Gobierno del Estado en contra de sus oponentes. Será de vital importancia que las fuerzas del orden federal tengan a bien tomar urgentes medidas en Tamaulipas como supervisar el traslado, la entrega y el debido resguardo de los paquetes electorales, garantizar que en el día de la jornada electoral se lleve a cabo la instalación de todas las casillas, así como evitar que los mapaches electoreros al servicio del gobernador coaccionen el voto apoyados por los elementos de la policía estatal.

Tamaulipas no merece estar gobernado por gente que solo privilegia sus intereses políticos, creando el caos. Es importante manifestar nuestro rechazo a todo lo que viene emprendiendo el Gobernador del Estado en su afán de satisfacer sus obsesiones, creando un ambiente turbio y con eso alejar a los electores. Afortunadamente, se espera una gran participación ciudadana en esta fiesta cívica y no será fácil pretender que el electorado no se manifieste en las urnas. Estimamos una participación superior al 55 por ciento de la lista nominal en el estado.

Considero de vital importancia informar a nuestros familiares y amistades lo que está sucediendo día con día, utilizando como herramientas las redes sociales. Hagámosles saber el peligro que representa García Cabeza de Vaca en su ambición de aferrarse al poder sin importar las consecuencias de sus actos. La única manera de evitar eso es manifestándose en las urnas y con eso desalojar de sus cargos a personajes impresentables que solo buscan impunidad a todas las tropelías cometidas a la sombra del poder público.

“La gente no tiene idea de hasta qué punto es arrastrada por el miedo. Este miedo no es fácilmente definible. Hay momentos en que este miedo se vuelve casi una obsesión.” George Ivánovich Gurdjieff