Las ‘Xico-estrategias’

0
198
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Desde hace varias semanas, los integrantes de la organización “Antorcha Campesina” han estado protestando frente al Palacio Municipal de Ciudad Victoria.

En sus manifestaciones bloquean por algunas horas (las horas pico) la avenida 17 en sentido de norte a sur, provocando un verdadero caos vial.

Hasta el día de ayer, no había poder humano ni autoridad eficiente y competente que pudiera solucionar este problema.

Y no me refiero al problema de los de la “antorcha”, sino al ciudadano, al de vialidad. No hubo cómo entablar un diálogo para que dejaran de causarle problemas a la población que circula por esa céntrica avenida.

No sé si la protesta era justa o no (ni me importa).

Quizás tengan razón en acusar de deficientes a los funcionarios municipales y al alcalde Xico González; pero eso no justifica fastidiarle la vida a los demás.

El asunto es que no podían destrabar el problema ni solucionar nada.

Pero a algún “estratega” municipal. A algún “operador” de esos que les gusta pensar y dar soluciones. A algún asesor “inteligente” y afanoso se le ocurrió la genialidad de contrarrestar la protesta.

Y sí, la gran idea fue sacar unas bocinas bien grandotas y poner música y jingles “oficiales” para tapar la música de los manifestantes.

Seguramente dijo: “Les ponemos la música más fuerte, y pum, se agüitan y se van. Genial, ¿no?”.

Y sobres… que le aprueban la idea.

Y allá van a poner bocinas más grandes y música más fuerte.

Resultado: una guerra de bocinas sin tregua ni control.

La absurda estrategia no les resultó y, peor aún, molestaron a más gente, incluso hasta a los propios empleados del Ayuntamiento, que estaban molestos por el ruidazo.

Aunado a ello, la ideota viola varios puntos del Bando de Policía y Buen Gobierno:

-Inciso I del artículo 5to.- “Perturbar el orden o escandalizar”.

-Inciso XIV.- “Utilizar aparatos de sonido o instrumentos que produzcan ruido a nivel que cause molestias a vecinos o en la vía pública”.

Y no sé quién esté peor, si el que propuso la idea o el que se la autorizó, en donde, además, pudo haber provocado una riña o pleito que causara desmanes con resultados negativos.

Total, la protesta siguió, pero con más ruido. Es decir, no hubo solución y sí más problemas. Pero en fin, a eso es a los que se limitan. No dan para más.

No les digo, hombre.

EN CINCO PALABRAS.- Ya ni la burla perdonan.

PUNTO FINAL.- “Hay momentos en la vida de todo político, en que lo mejor que puede hacer es no despegar los labios”: Abraham Lincoln.

Twitter: @Mauri_Zapata