Novatos

0
162
José Inés Figueroa Vitela.
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

José Inés Figueroa Vitela.-

El aspirante del PAN al Gobierno de Tamaulipas anda urgido de trepar a su ring al virtual abanderado morenista, lanzando chifletas y buscapiés, hurgando por dónde pueda provocar la ira de su oponente.

Hasta ahora se ha dado de topes en el espejo, sacando a colación la figura de su padre, el Gobernador AMÉRICO amigo, como si fuera un lastre, cuando que es todo lo contrario.

Es la historia repetida de todas las contiendas, en la que los derrotados de antemano buscan por todos los medios treparse a la ola de quien encabeza las simpatías ciudadanas.

En las nuevas formas de hacer política en nuestro país y estado, no obstante, los manuales tradicionales que se compró EL TRUCO VERÁSTEGUI en el mercado de pulgas, le están sirviendo para tres cosas.

Los ganones son los mercaderes, que le andan vendiendo espejitos y latas viejas, conectadas con un hilo al otro extremo de donde se generan los chismes, para que él regodee su morbo, mientras ellos y ellas siguen ensanchando el patrimonio regio.

Es todo lo que van a ganar unos y todo lo que perderá el otro.

La figura, en la adhesión priista a la candidatura del PAN a la gubernatura, fue el alcalde de Abasolo, RUBÉN CURIEL; era el único con una auténtica representatividad en el evento en la sede estatal tricolor.

Y con el pequeño municipio rural gobernado por, y leal al PRI, el PAN no va a remontar las abismales ventajas que le saca Morena.

Así como los güeros se sonrojan cuando mienten, entre otras formas naturales de delatarse, es sabido que el Gobernador tartamudea, y la novedad, en la jornada del fin de semana, fue que al dirigente estatal priista se le va la voz.

Ahí está en redes sociales su discurso; chéquenlo.

Cuando EDGARDO MELHEM habló de la “unión para el éxito” –con el PAN- se le fue la voz; también cuando dijo que iban a “competir para ganar”, cuando dijo que contaban “con muchos priistas dispuestos” y cuando aseguró “todos los sectores van juntos” a la elección.

Claro, si ALITO MORENO parece antipático de lejos, en corto resulta insufrible, elevado a la enésima potencia, además, con el séquito de indeseables que se dicen sus amigos tamaulipecos, y lo siguieron como lapas por donde anduvo ahora que vino a “apoyar” la coalición.

Tal vez no fue su intención, pero sonaron a sarcasmo todas sus expresiones públicas.

¿Lealtad de la militancia?… la lealtad es recíproca o no es.

Defender “con ánimo, con convicción, con decisión y para que llevemos una presencia total en cada uno de los rincones del estado”, le ofreció el dirigente nacional priista al candidato estatal panista.

Y se descoció en elogios al PAN y su Gobierno estatal, lanzando afirmaciones como si no fueran tamaulipecos la audiencia.

Claro, en los dirigentes nacionales del PAN y del PRD la definición clásica los ubica como “vituperios”, pero en el PRI, por los tiempos idos, resultan lastimosas tales expresiones.

No hay un solo argumento en el PRI que valide las loas a sus enterradores.

El PAN y el PRI se necesitaban mutuamente, como antagonistas históricos: en el mismo barco hay merma para ambos.

EL TRUCO ayer ya andaba en San Fernando y Valle Hermoso reuniéndose con las estructuras de los tres partidos y hoy va a hacer lo propio en Reynosa.

El sábado, mientras se hacía el típico mitin panista de carros, al que se sumaron priistas “de a pie”, en la feria, con los dirigentes nacionales y el candidato, el morenista AMÉRICO VILLARREAL ANAYA andaba por la zona conurbada del sur.

En Tampico, entre militantes y simpatizantes, hizo acto de presencia a través de un propio, el químico SERGIO SALAZAR, viejo militante PANISTA, aspirante en variados procesos a distintos cargos.

Ahora se declaró en aprecio a las aspiraciones de su amigo AMÉRICO, con Morena, PT y PVEM.

Por aquellos rumbos, ya en Madero ayer, el alcalde ADRIÁN OSEGUERA KERNION también hizo su pronunciamiento público a favor del Senador con licencia, declarándose “al mil” con el proyecto.

Desde el desenlace del proceso interno morenista, en el que también fue precandidato, ADRIÁN expresó su adhesión a la candidatura de AMÉRICO, pero se atravesaron las vacaciones decembrinas y hasta ahora hubo la oportunidad de hacerlo en público.

Otras adhesiones públicas de cuadros priistas inconformes con la coalición con el PAN, se siguieron dando el fin de semana.

A los exalcaldes reynosenses OSCAR LUEBBERT y BETICO VALDEZ, hechos a la causa morenista, se sumó el exidirigente estatal juvenil y excandidato a la Secretaría General del Comité Ejecutivo Nacional, DANIEL SANTOS FLORES.

En Madero, el doctor AMÉRICO declaró que todas las adhesiones son bienvenidas, dándoles el trato de ciudadanos, tamaulipecos y tamaulipecas, sin importar si tuvieron algún cargo político, o dentro del gobierno, antes.

Aunque de un lado y otro puede resultar de efecto mediático el manejo de personajes, para efectos electorales lo que cuenta es el número, y es abajo, donde no se reparten cargos, donde se dice, un priísta nunca votará por un panista, y viceversa.

De los tantos eventos públicos del fin de semana en Victoria Capital, el inicio del periodo ordinario de sesiones del Congreso local no fue tema menor.

Por primera vez en la historia, el PAN, sin ser mayoría, presidirá la mesa de los trabajos a lo largo del periodo ordinario de sesiones, porque así lo dispusieron cuando ejercieron el dominio de la legislatura.

En las primeras de cambio, IMELDA SANMIGUEL dejó constancia del motivo por el que no debe ser así; hizo un discurso partidista, para ensalzar al Gobierno estatal, tirando a la basura la pluralidad de la representación popular que temporalmente preside.

Esta semana, en Victoria Capital, el alcalde EDUARDO GATTÁS BÁEZ andará dando cuenta a la ciudadanía de los primeros cien días de su gestión, en el que se relaciona una larga lista de obras, acciones, trámites que van marcando la diferencia.

Por sobre las resistencias externas, el munícipe y su equipo se las han ingeniado para ir dando respuesta a rezagos históricos, entrando en la dinámica del mantenimiento de lo que, a costa del abandono del pasado, entró en franco deterioro, dentro de la infraestructura urbana.

Aun sin el fondo de capitalidad, que fue todo un reto su diseño, presentación y aprobación por el Congreso, para que el Gobierno estatal lo fuera a vetar, las acciones no se han detenido y son apenas el comienzo.

Este Gobierno municipal promete y los victorenses nos merecemos ya una correcta administración pública.

No hay mal gobierno que dure más de seis años, ni ciudadanos que lo soporten.