Buscando mejorar para incrementar la calidad de vida

0
35
Héctor F. Saldívar Garza.
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Héctor F. Saldívar Garza

Revisando el momento histórico que vivimos, vemos que en México muchas cuestiones por iniciativa del Gobierno federal han estado cambiando para apoyar al pueblo, y en estos casos, el ciudadano común actuando conscientemente debe hacer lo apropiado, para que todo vaya resultando acorde a los planes del régimen; por ejemplo, cumplir adecuadamente con sus compromisos legales, procurar servir de la mejor manera a la sociedad, entre otras acciones.

Recordemos que a través de la historia nuestro país ha batallado sobremanera para avanzar, principalmente los estratos medios y bajos de la sociedad, por lo que en este tiempo, con un proyecto social impactando favorablemente a las mayorías, no debemos abandonar al grupo en el poder, para estar en opción de continuar en este tenor que al futuro inmediato hará notorios los beneficios en toda la sociedad.

Sabemos que lo más indispensable por ahora, y que se están atacando, es  superar las carencias económicas y la corrupción que todo afecta; pero se tienen otros lastres muy significativos, que en la medida de lo posible se deberá trabajar también arduamente en ellos para superarlos.

Uno en suma trascendente es el asunto de la política a seguir en Morena, para que las mejores personas sean las que a la postre gobiernen en las diversas posiciones políticas que se van presentando en los municipios, gobierno de los estados de la República y el Gobierno federal.

Este problema es grave y exige atención inmediata. Las razones por las que urge solventarlo, es porque si se observa con detenimiento, captamos que la clase política en lo general carece de ideología, por lo que se detecta que su permanencia o cambios que realizan las personas entre los institutos políticos, obedece a intereses personales o de equipo político, pero sin considerar los objetivos partidistas que trastocan, negando o alejándose de donde están afiliados y asumiendo otros lineamientos, con los que muchas ocasiones no se identifican.

Así hemos presenciado varios casos en el partido ahora oficial y presumimos que la oposición continuará con estas acciones, lo cual deja mucho que pensar de quienes las realizan, por su carencia de principios y ausencia de honestidad; y asimismo de los dirigentes del partido en el poder, quienes les autorizan su llegada en función de liderazgo, cuando algunos de sus compañeros tenían tiempo desarrollando actividad partidista y al cumplir con el perfil exigido, se visualizaban en una posición de autoridad.

Preocupado por esa situación, la Dirección de Educación de Morena creó el Instituto Nacional de Formación Política, que pugnará para que en este organismo se forme a los próximos dirigentes que pretendan participar por el partido en el poder, en alguna misión política o administrativa. Entre las cuestiones que se les está enseñando en los estudios actuales, es primero sobre las acciones que se aplicaron en los territorios que hoy comprenden a nuestro país, al colonizarlo; para comprender lo que tenemos que revisar y suprimir en la descolonización de la sociedad.

Logrado lo anterior, podremos crear con el producto resultante, un plan y llevarlo a la práctica. Posteriormente a este punto se  desarrollarán las temáticas integradas, que servirán finalmente para forjar una nueva consciencia en la sociedad.

Estas acciones pasarán a formar parte de la 4ª transformación, que entre otros puntos pretende la creación de un hombre nuevo, que abrevará la sabiduría de pensadores anhelantes de lograr un impulso pleno a la nueva vida que se pretende ofrecer.

Especificando sobre lo que está aconteciendo en Morena, mencionamos que actualmente la Secretaría de Educación del organismo está impartiendo un Diplomado que se denomina la otra política, y a través de él se está objetivando un cambio de paradigma, donde los integrantes del partido deliberen y se apliquen a superar las secuelas generadas por la colonización española.

Tengamos presente que la invasión a nuestra región por España fue en 1492, y de acuerdo con los historiadores de la época como Fray Bartolomé de las Casas, fue un accionar inhumano realizado con el afán básicamente de conquistarlo para disponer de las riquezas que encontraran, ya que previamente a las acciones de planeación de las actividades bélicas, se contaba con información de la existencia de múltiples bienes que significarían un beneficio marcado para la monarquía española y los aventureros comandados por Hernán Cortés.

La etapa que duró la colonización española fue aproximadamente tres siglos, y en este tiempo hubo una destrucción casi absoluta de nuestra cultura y la imposición enérgica de la europea, generando a través del mestizaje unos productos humanos indeseables, en algunos puntos, que aún en la actualidad están siendo elementos que nos distinguen a nivel mundial como sociedades cuasi indignas. Entre los más connotados se comenta ampliamente la corrupción, que sitúa a México entre los más atrasados del orbe; igualmente otra crítica fuerte que recibimos es de manifestar una conducta machista, lo cual ha ocasionado alto nivel de feminicidios.

Obviamente esto nos afecta en varios aspectos, ocasionando sobresaltos, escepticismos, y retrasos en nuestros propósitos, por la escasa confianza que despertamos; y en definitiva deben ser asuntos a los que debemos aplicarnos para corregir y lograr a la brevedad se modifique la apreciación hacia nuestra ciudadanía.

Consideramos que la ciencia no ha precisado si estas conductas tienen su origen en la genética, o pueden corregirse mediante la educación; sin embargo opinamos que deben ser cuestiones a colocar en la superficie de la mesa de las deliberaciones sociales, para pronto encontrar los caminos que nos conduzcan a su mejoramiento.