En Morena no hubo ‘operación curita’

0
65
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Felipe Martínez Chávez.-

Poco a poco los “heridos” de Morena van asimilando las derrotas internas, sin que alguien los comprenda y ayude a aliviar su dolor.

No hubo “operación cicatriz”, porque el delegado Ernesto Palacios Cordero, como buen egresado de la Ibero, no hace mucha ronda con los de “gayola” y es poco afecto a los medios de comunicación.

Habló antes de la selección de candidatos con los grupos en puja, pero no después para consolarlos mientras lamían sus heridas, o prestarles el hombro para que desfogaran su llanto de la derrota.

Tan es así, que Luis Lauro Reyes Rodríguez, el presidente de Güémez que buscaba reelección, abandonó el barco y se trepó a Movimiento Ciudadano, con la postulación de su esposa Valeria Orozco. El error fue avisarle con tiempo que no sería él.

Se recuerda que otros delegados, como Renato Molina Arias y Marcos Cruz Martínez, fueron más accesibles con la militancia.

Traerá algunos “problemillas” al partido de la 4T, por cuanto a que comenzaron a promover el voto en contra. La operación “curita” más bien estuvo a cargo de los candidatos que se sacaron la rifa, por la necesidad de unificarlos y sumarlos.

Don Ernesto no intervino para elaborar planillas incluyentes, o modificarlas para dar acceso a grupos furiosos. Fue un poder delegado a los candidatos y cada quien lo hizo a su manera, o no lo hizo.

Los seleccionados avanzan solos en sus campañas, huérfanos de un comité estatal que, en lugar de apoyarlos y unirse en torno, los combate con recursos del propio partido. No se entiende la actitud de Enrique Torres Mendoza de seguir atizando.

El profe venido de Reynosa encabeza lo que en los corrillos partidista se le llama “morena “azul”, o la disidencia.

Pues bien, aparecieron las primeras resoluciones de la Comisión de Honestidad y Justicia, como pararrayos que es de aquellos que alegan no les dieron ni el “derecho de pataleo” y menos premios “de consolación”, como regidurías o suplencias de diputaciones.

Gente como Rigoberto Ramos Ordóñez, de Reynosa, quisieron brincar la instancia de Honestidad y Justicia al recurrir directamente al TRIFE, vía per saltum, pero de ahí los regresaron.

Junto a Rigo fueron rechazadas las inconformidades de los siguientes miembros de su planilla: Olga Vélez, Sonia Barrera, Eunice Ramírez, Verónica Méndez, Guadalupe Acosta, Marisol Magallán, Sandra Magallán Medina, José Gonzalo López, Martín Juárez Gerardo, José Luis Zapata, Alvaro Zamora, José Luis Larumbe, Héctor Sedano y Hugo Eliseo Villarreal. Los recursos se desechan por improcedentes. A nadie le dan la razón.

Igual, negativas las quejas de Isabel Banda Rosas y Angelina Martínez Rueda, precandidatas a la diputación por el distrito 16, cabecera Xicoténcatl, que originalmente se dirigieron ante el Tribunal Estatal, de donde las reencauzaron.

Sabemos que, a falta de ayuda para sanar heridas y en una embestida promovida por el CDE en contra de la dirigencia nacional, el Trieltam tiene cerca de 200 recursos que por igual podrían quedar parados.

El “morena azul” trabaja y no pierde tiempo.

Listas las resoluciones de Jaime Oyervides, Artemio Maldonado y Martha Irma Alonzo por los lugares en la lista nacional plurinominal.

Desecharon otras en contra del CEN, promovidas por el propio Torres Mendoza, Jaime Oyervides, Artemio Maldonado, Christian Correa y Martha Alonzo, miembros del CDE, protestando la convocatoria del proceso interno.

Más improcedentes: De Mirta Ruiz y Monserrat Armendáriz, José Luis Sarmiento, Gabriela Mancilla Rangel, María Angélica Rivera, Fernando Garza Ruiz, Santos Anastacio Rivera Sarmientos, María Angélica Rivera Escareño, Fernando Garza Ruiz, Alfredo González Cilos, Irma Sáenz.

Los diputados Edna Rivera López y Ulises Martínez Trejo también “jalan” para el lado azul. Recurrieron con uno y tres juicios respectivamente, que la CNHJ desechó y sobreseyó.

Hay muchos asuntos pendientes por resolver que, de haberse dado la tradicional operación cicatriz, no hubieran llegado a tribunales.

Mientras esos lesionados asimilan bien las derrotas, y mientras duren las campañas, el partido corre el riesgo que operen en contra de su triunfo.

Insistimos: El gran problema es tratar de abrirse a la democracia. Con los “dedazos” no hay reclamos con derecho a gritar.

Aparte, para aquellos que querían “ver sangre” muy temprano, hay que decirles que el proceso de desafuero contra del Gobernador se reanudará hoy a las 12:30 horas, cuando se reúna la Sección Instructora.

Calma y nos amanecemos. Todo a su tiempo. Luego viene la aprobación por el pleno.

El Congreso del Estado se reúne también este miércoles, en pleno, pero su periodo ordinario termina hasta el 30 de junio. Los diputados ya no regresarán a menos que sea una extraordinaria para ver lo del desafuero.