El voto visceral

0
143
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Estoy de acuerdo que la clase política mexicana durante mucho tiempo aprovechó su posición para abusar y robar. Que estuvo en el servicio público para servirse y no para servir.

Hoy en día, los políticos son el sector con menos credibilidad en México. No se lo ganaron de a gratis, muchos sí se merecen ese repudio social.

Está mal que generalizamos, pero es cierto, hay muchos abusivos, y es de esos de los que la gente, la mayoría de los mexicanos se hartó y quisieron ver fuera.

Me parece que ese hartazgo nos cegó en las urnas. Nos obligó a no reflexionar ni razonar el voto.

Como ya había gobernado el PAN y el PRI (y les fallaron), creyeron que votando por otro partido, la situación va a cambiar. Creyeron que si el candidato no era postulado por el PRI o por el PAN, las cosas serán diferentes.

Ya lo vemos a nivel nacional. Las expectativas en el 2018 eran muy amplias para un sector bastante grande la población y el cambio sigue sin llegar. No hemos avanzado en mucho. Lo único que se ha cambiado es la forma de hacer las cosas, pero el fondo sigue siendo el mismo.

Mucha gente creyó que el votar por cierto candidato, vendría un cambio. Creyeron que México iba a ser diferente y creyeron que ese personaje era la mejor opción para generar ese supuesto.

Por eso insisto, no reflexionaron ni pensaron bien el voto. Ni hace tres años ni ahora.

Y la ira es y ha sido mala consejera. Por eso, bien dicen que nunca es bueno tomar una decisión en medio del enojo, la tristeza o la alegría.

Debimos pensar bien las cosas antes de hacerlas.

Para empezar, no se necesita de “un cambio”, lo que requiere es de darle continuidad a las cosas buenas que se han venido haciendo; eliminar las malas prácticas, erradicar la impunidad y trabajar. Sólo eso.

Acabando con tanta impunidad, los males poco a poco se iban a erradicar. Pero no, la impunidad sigue.

La gente quiere “un cambio”, y no entiendo esa postura.

Cierto, ningún candidato representaba un cambio; pero sí hay algunos que de haber sido electos harían cosas diferentes para bien.

Ojo, el que sea un buen candidato, no te garantiza que vaya a ser un buen gobernante. Y eso es lo que ha padecido este país en los últimos años.

En fin. Reflexionemos y veamos qué es lo que realmente queremos como país. Hoy, me parece, volvimos a cometer un error y ojalá no lo paguemos caro.

EN CINCO PALABRAS: Pero los errores se pagan.

PUNTO FINAL.- “Algunos ya la Vitacilina no les surtirá efecto. Van a necesitar Venlafaxina”: Cirilo Stofenmacher.

Tiwtter: @Mauri_Zapata