De película

0
123
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Dhena Mansur Sánchez.-

Era un martes once de septiembre del año 2001, Nueva York vivía una mañana soleada en sus últimos días de verano con un perfecto y cristalino cielo azul. Era un día bellísimo y hasta de elecciones allá en la gran manzana en el que predominaba la tranquilidad, y en el que nadie imaginaba que un nuevo tipo de guerra estaba a punto de iniciar.

A las ocho de la mañana con 46 minutos el vuelo once de American Airlines con 76 pasajeros, once miembros de la tripulación y cinco terroristas a bordo se impactaba entre los pisos 93 y 96 de la torre norte, que en ese entonces representaban el poder económico estadounidense. Esta aeronave había despegado de Boston con destino a Los Ángeles sin saber que sería secuestrada por integrantes de la célula Al-Qaeda.

Pero esto no sería todo, unos minutos después a las 9:03, un segundo vuelo, el 175 de United Airlines golpeaba la torre sur. Este viajaba con 51 pasajeros, nueve miembros de la tripulación y cinco terroristas también secuestrada y re direccionada a Manhattan.

Todas las cadenas de televisión habían interrumpido su programación normal por completo para poder compartirle al mundo entero lo que estaba pasando. Todos recordamos en donde nos encontrábamos justo en esos momentos en los que el terrorismo hizo de las suyas, y no en una película, en la vida real, las Torres Gemelas ardían en llamas, cientos de personas se lanzaban por las ventanas, súplicas de ayuda acompañadas de terror y más blancos todavía estaban en la mira.

El próximo objetivo sería El Pentágono, corazón del poder militar de Estados Unidos, en Washington, impactado por el vuelo 77 de American Airlines y solo seis minutos después a las 10:03 el 93 de United Airlines cae en un campo abierto de Pensilvania. ¿Y qué pasaba con las torres repletas de humo y de víctimas? que tan solo pretendían acudir a su jornada laboral pues justo a las 9:59 el mundo era testigo del desplome y caída de la torre sur del World Trade Center, a las 10.28 se derrumbaba la norte.

Se vivía un infierno, era la mayor agresión contra Estados Unidos y en su propio suelo, casi tres mil personas murieron en estos cuatro ataques incluyendo a 343 bomberos de los primeros que llegaron a ayudar.

El fin del mundo para todas las familias que no volvieron a ver a quienes murieron en esos instantes, a raíz de esta tragedia muchas personas tras 20 años sufren secuelas por todos los residuos tóxicos inhalados ese día. Pero en cuanto al origen de los hechos orquestados muchos documentos han sugerido presuntos vínculos con Arabia Saudita como Estado patrocinador para poder descifrar cómo se obtuvo el financiamiento de Osama Bin Laden autor intelectual de estos atentados.

Sin nada resuelto más que el honrar la memoria de tantos inocentes que pudieron haberse salvado, como muchos que por suerte o por cuestión de minutos no llegaron “a tiempo” esta pesadilla continúa en miles de hogares desde aquel día que difícilmente la humanidad podrá olvidar. |

Twitter: @DhenaMansur