AVA rechaza chantajes políticos

0
309
Fernando Acuña Piñeiro.
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

Se dice que Maki busca chantajear políticamente al precandidato de la 4T en Tamaulipas, Américo Villarreal Anaya. Por ese motivo, quienes se creen equivocadamente los dueños de Reynosa, no acudieron a la reciente reunión de unidad con el abanderado de Morena.

Recientemente AVA rechazó de manera contundente el sabotaje político electoral que Ortiz, pretende imponer al actual proceso interno de Morena. Dijo que, la unidad se sigue construyendo, se sigue negando a sumarse, ellos solo representan dos votos en las urnas.

Hablar de William Shakespeare, es abordar el complicado mundo de las pasiones: los celos en “Otelo”, pero indudablemente una de las obras más tormentosas y dramáticas por su recurrente retorno a través de los siglos, es “Macbeth”, cuyos laberintos literarios recrean la desmedida ambición por el poder, y la manera como dicha obsesión puede llevar una y otra vez a la deslealtad y a la traición.

Justo en este paraje de oscuridad que se mueven en los entretelones de una monarquía imaginaria, sobresale Lady Macbeth, la dama codiciosa y sin escrúpulos que incita a su esposo para que acabe con el rey.

Este clásico del teatro universal, encuentra cierto paralelismo con Maki Ortiz, misma que no satisfecha con la alcaldía más importante, hoy mal aconseja para que le haga el vacío al Morena en Tamaulipas.

Maki pretende convertir a Reynosa en un territorio feudal donde la democracia interna de Morena parece no tener cabida, y todo lo que quede fuera de sus intereses de familia, es rechazado en automático.

En el actual contexto del epílogo morenista Lady “Makibeth” ha decidido hacerle el vacío al precandidato de la Cuarta Transformación Américo Villarreal Anaya, pensando en que con ello lo va a afectar.

Aunque en este sentido, nos parece que está rotundamente equivocada, porque los electores reynosenses ya están convencidos de antemano de que la mejor opción es Américo, y de que la marca política de sus preferencias es Morena.

Tal vez por estas razones, cuando recientemente le preguntaron al cardiólogo Villarreal Anaya que si le preocupaba esta actitud sectaria de Maki, su respuesta inmediata fue: “voy a tratar de mantener la unidad en el partido.

Otro enfoque digno de análisis, es que Maki no le está fallando a Américo, sino que está incurriendo en una abierta traición contra el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El papel que ha jugado Maki, tanto en la víspera como en la definición de la candidatura a gobernador en Morena, ha sido la de una auténtica “Donna é Mobile”, pues ha sido de lo más voluble. Desde el momento en que salió a felicitar a Américo por su candidatura, para después arrepentirse de su declaración de unidad y interponer ante los órganos correspondientes una impugnación del proceso.

No son pocos los que consideran que por ese camino, Maki se está suicidando políticamente, pero también con ello, la matriarca estaría comprometiendo seriamente el futuro político de su hijo.

Se sabe que en el paroxismo de su ambición política, la señora Maki Ortiz podría intentar postularse por las siglas de cualquier otro partido que a cambio de algún dinero, se preste para servirle de membrete legal.

Recientemente se ha hablado del Movimiento Ciudadano, aunque el dirigente estatal de dicha organización, Carlos Zertuche Romero, ha salido rápidamente para desmentir dicha versión. Hasta ahora, el personaje que luce ya prácticamente amarrado con la candidatura del MC, es Carlos Diez Gutiérrez Navarro.

En el colmo de la deslealtad y de la ingratitud hacia el Presidente AMLO y hacia Morena, Maki Ortiz podría en un momento dado, aliarse con quienes fueron sus acérrimos enemigos en el PAN-gobierno de Tamaulipas.