La verdad aunque duela…

0
250
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Oscar Pineda.

Como bien lo dice el profesor y aspirante a la dirigencia de la Sección 30 del SNTE en Tamaulipas, ABELARDO IBARRA, el gran reto tanto para el sindicato como para el próximo gobierno es recuperar la confianza de los maestros.

Se dice que dentro de poco (no hay fecha todavía) los maestros del SNTE celebrarán elecciones para definir quién los representará en la parte sindical.

Será un proceso inédito para el gremio magisterial de Tamaulipas porque por primera vez podrán elegir libre y secretamente a su dirigente.

Históricamente los trabajadores de la educación han sido un sector muy activo en la vida política de la entidad; los profes, además de su responsabilidad de enseñar, también tienen el gusanito natural de la grilla, dicho esto con todo respeto.

A partir de esta elección, los maestros de Tamaulipas y los trabajadores del sector tendrán el poder para decidir a quiénes quieren en el sindicato sin que haya imposiciones.

En los últimos tiempos, desafortunadamente, muchos maestros se sintieron abandonados por su sindicato, a tal grado que sentían que era más fácil que les resolvieran algún asunto en la Secretaría de Educación, lo cual ya es mucho decir.

En la competencia por la dirigencia andan al menos siete personajes, algunos son nuevos con experiencia y otros no tan nuevos y muy quemados.

El magisterio en Tamaulipas de alguna forma siempre ha sido referente a nivel nacional. Yo lo consideraría uno de los bastiones del SNTE en México, por eso sus procesos eleccionarios siempre tienen resonancia a nivel nacional.

Por lo que se ha visto en los últimos días no me resultaría extraño que al final se diera una candidatura de unidad que fortalecería grandemente al sindicato, pues de entrada eliminaría las pugnas internas dando paso a los acuerdos.

Conversando con algunos maestros allegados me doy cuenta que entre el gremio docente hay cierta esperanza en la llegada del próximo gobierno estatal.

En ese sentido, las expresiones que yo he recibido son favorables al profesor ABELARDO IBARRA, quien ha mostrado en su paso por el organismo sindical un estilo que gusta a los maestros porque es echado para adelante, pero sabe hablar con la verdad cuando alguna gestión no es posible.

Nada más aceptable que una verdad, aunque duela. Lamentablemente a muchos maestros los hicieron dar cientos de vueltas y los trajeron a engaños durante mucho tiempo con asuntos que terminaron por resolverles en otra parte, lejos del sindicato.

Se vienen tiempos mejores en el SNTE o al menos es lo que se percibe en el ambiente; veremos si los siete se logran poner de acuerdo para sacar una candidatura de unidad y sentar un nuevo precedente. Como le digo, si eso pasa llegarán fortalecidos al encuentro con la nueva administración.

EL PERSONAJE

La iniciativa de la diputada Alejandra Cárdenas Castillejos para crear un semáforo del agua que permita hacer conciencia entre la población y tomar acciones para preservar el vital líquido ha sido más que bien recibida por todos los sectores de la población.

El semáforo del agua alertará a los pobladores sobre los niveles de agua disponibles para cada municipio y les permitirá a las autoridades locales establecer medidas para conservar lo más posible el recurso.

Explicado de otra forma, el semáforo del agua funcionará más o menos como el que se aplica para la pandemia de covid-19 o los semáforos ambientales que miden la contaminación, de tal manera que todos podamos estar enterados sobre la situación real.

La propuesta es tan interesante que incluso estados vecinos donde la situación de sequía es apremiante han comenzado a informarse sobre cómo operaría en Tamaulipas.

Así pues, nuestro estado será punta de lanza en materia de concientización y cuidado del recurso agua. Esperemos que las autoridades encargadas del manejo del agua en la entidad no se tarden mucho en ponerlo en práctica.

POSDATA

Ojalá que el nuevo régimen estatal llegue libre de fobias, de sed de venganza y celos partidistas mal entendidos. Que sostengan que no son iguales a nadie y que harán pagar a justos por pecadores.