Continuemos nuestro trabajo transformador

0
49
Héctor F. Saldívar Garza.
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Héctor F. Saldivar Garza.

Las sociedades a través de la historia han operado mediante sistemas; de acuerdo con una cantidad considerable de autores, entre los más destacados puede citarse al Comunismo primitivo, Esclavismo, Feudalismo, Capitalismo, Socialismo y Comunismo.

De estos sistemas pueden derivarse modelos que se aplican estrictamente como señala su teoría, o también se van adaptando a lo necesario en cada país para progresar. En nuestro caso, de acuerdo a experiencia propia observando la realidad existencial, dentro del capitalismo se han empleado dos modelos diferentes: el denominado economía mixta y el neoliberalismo.

El primero, lo vivimos de los años sesenta hasta los ochenta del siglo pasado y el segundo partió su aplicación a la culminación de este, y hasta el momento aún se emplea, pero paulatinamente se ha estado reduciendo su intensidad.

En su contenido teórico contempla un Estado que se encarga de establecer los lineamientos generales y específicos a través de los cuales se guían los sistemas y, por supuesto, sus modelos. Sin embargo, su intención es aminorar la función de este organismo a su mínima expresión… en cuanto a los aspectos que se van estableciendo para su accionar mencionaremos a los económicos, políticos, sociales y culturales.

Las personas como las sociedades para trascender en sus proyectos requieren, entre diversas cuestiones manejarse a través de valores y principios. Estos elementos tienen relación directa con el sistema y modelo que se emplea en cada país.

Para mayor comprensión de lo que explicaremos, realizaré unas ligeras precisiones que considero serán de utilidad.

El sistema que precedió al Capitalismo principalmente en Europa, fue el Feudalismo, dirigido por la nobleza. De acuerdo a opiniones de algunos historiadores sucumbió ante la realidad, en virtud de que solo producía para satisfacer las necesidades del feudo, que comprendía las tierras propiedad de los señores feudales los castillos donde habitaban y demás bienes materiales que poseían, sin generar ganancias con su accionar. Este proceder originó que en algunas regiones, a las orillas de los feudos fueran estableciéndose núcleos de población denominados burgos, que promovieron la creación de ciudades, formándose con artesanos que elaboraban objetos empleando materiales de las regiones que habitaban y los comerciantes que se encargaban de su venta; constituyendo al transcurso del tiempo una nueva clase social denominada burguesía.

Así se empezó a manifestar la ganancia o utilidad, que al ahorrar e invertirse devino en lograr para quienes lo practicaban, vivir con mayor holgura; sirviendo a su vez para establecer algunos principios de operatividad que se plantearon como indispensables para avanzar.

Dentro de ellos uno que destacó en forma considerable fue el egoísmo, estudiado por Thomas Hubbes en el siglo XVII, lo cual promovieron en las comunidades porque se requería que las personas pensaran más en sí mismas y estuvieran prestas a superarse de manera extraordinaria para impulsar la economía de los hogares, lo cual hasta ese momento no se practicaba. Al transcurso del tiempo este proceder ha sido sumamente cuestionado, igual que el propio modelo neoliberal que lo promueve intensamente.

Otro es la mentalidad materialista que se promueve de muy diversas formas: a través de las teorías económicas, la familia, los medios de difusión y demás.

Actualmente, el Gobierno en México está intentando que el neoliberalismo realice ajustes indispensables o incluso deje de aplicarse, en virtud de que en sus treinta años de vigencia en nuestra nación no generó desarrollo social como se esperaba en razón a su teoría, y por el contrario fue afectando a la sociedad ocasionando marcada pobreza, ya que polariza a la sociedad resultando sumamente beneficiados los sectores del gran capital, y afectada la mayoría de la sociedad.

Analizando detenidamente al proceder de las personas, quizá esto no fue lo más lamentable, ya que también se detuvo el paso que llevábamos como nación, instalándose una corrupción galopante, incluyendo en ello un manejo desaseado de múltiples bienes nacionales e instituciones que brindaban apoyos considerables a los sectores de menor nivel económico, como por ejemplo la Comisión Nacional de Subsistencias Populares (Conasupo).

Esta afectación posiblemente la corrijamos en un par de sexenios, pero lo que exigirá un trabajo más delicado, de por lo menos tres generaciones o más, es recuperarnos del daño recibido en la sociedad en cuanto a la pérdida de valores humanos y principios para el buen vivir.

Sin embargo, extirparlo del cuerpo social no resultará sencillo, porque el modelo neoliberal como todo el sistema capitalista está blindado por una multiplicidad de elementos, donde se deben considerar la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el Banco Mundial, los grandes consorcios que operan internacionalmente, y también las agrupaciones que manejan los principales capitales de nuestra nación.

Todos estos entes, cuando ven que el peligro acecha a algunos de los países que promueven su modelo de vida, no dudan en establecer proyectos para apoyarle, contando con ello de capitales dinerarios, los medios de difusión y los organismos que históricamente han respaldado a los grupos de poder económico y político como son la Iglesia Católica, los clubes de servicio y organizaciones sociales, político culturales, entre otros elementos.

En América Latina ya se ha dejado sentir el trabajo logrado por nuestro presidente de la República, siendo su proceder apreciado por la mayoría de los países e imitado en algunos casos, lo cual ha provocado que los defensores del modelo neoliberal estén trabajando tiempos extras para contrarrestar este momento donde podría ser relegado.

Así que debemos tener muy presente que estamos viviendo una etapa coyuntural en la sociedad, por lo que nuestro accionar requiere redoblarse eficientemente para que las decisiones próximamente ejecutadas vayan con dirección a la búsqueda de un mejor vivir para los sectores más necesitados.